Un repetido tren fantasma

Edición Impresa

En el Buenos Aires de los años 80 apareció, en una especie de anexo del Italpark, una atracción llamada "Laberinto del terror", donde unos tipos disfrazados de monstruos asustaban a la gente. Fue un éxito durante un par de meses hasta que empezaron a aparecer denuncias, ya que los enmascarados se tomaban muy en serio su papel y atacaban a las chicas. Algo así, pero más fuerte, es lo que cuenta "Hell Fest", divertida película sobre un parque de diversiones temático de terror lleno de sujetos con máscaras y actitudes de asesinos, sólo que en medio del personal hay un auténtico psicópata enmascarado como los demás, obsesionado con una chica y su grupo de amigos. Por supuesto, mientras los protagonistas son exterminados, el resto del público, e inclusive la gente de seguridad, siguen creyendo que todo es parte del show.

"Juegos diabólicos" no es un filme precisamente sutil pero nunca deja de entretener; hay un imaginativo uso del gore y, sobre todo, una lograda estética psicodélica multicolor propia de parque de diversiones. Y además aparece el siempre ominoso Tony Todd, más conocido como "Candyman".

D.C.




"Hell Fest - Juegos Diabólicos" ("Hell Fest", EE.UU., 2018). Dir.: G. Plotkin. Int.: B. Taylor-Klaus, R. Edwards, T. Todd.

Dejá tu comentario