Vencía Cambiemos en elección a gobernador

Edición Impresa

Parte del gabinete nacional se trasladó ayer hasta esta provincia para esperar los resultados de una compulsa clave, a dos semanas de las legislativas. El radicalismo gobierna desde 2001.

La dupla oficialista del diputado nacional radical Gustavo Valdés y el vicegobernador de extracción peronista Gustavo Canteros (Encuentro por Corrientes + Cambiemos) aventajaba anoche por cerca de 5 puntos a la fórmula del senador nacional peronista Carlos "Camau" Espínola y el exsenador nacional y humorista renovador Eugenio "Nito" Artaza (Corrientes Podemos Más) en la elección para definir la sucesión del mandatario ucerreísta Ricardo Colombi.

El escrutinio era muy lento (al cierre de esta edición el conteo alcanzaba a sólo 621 de las 2407 mesas). Los primeros datos oficiales fueron cargados recién pasadas las 21.15.

Fue una contienda claramente polarizada: muy lejos quedaba el tercer tándem en juego, de los macristas disidentes Sebastián Ríos Brisco y Lorena Macri (Proyecto Popular), lo que aventó la posibilidad de activar la figura del balotaje que rige en la provincia.

De esta manera, el oficialismo correntino retenía el poder -que ostenta desde 2001- y Mauricio Macri se acercaba a una victoria estratégica, aunque menor a la deseada, a sólo dos semanas de los comicios parlamentarios del 22 de octubre y en lo que fue el primer test electoral a gobernador de su gestión como Presidente.

Durante la campaña, la Casa Rosada desplegó un fuerte diagrama de desembarcos en el distrito del Nordeste para apuntalar a Valdés, y tras la votación anoche pisaron suelo correntino -para cosechar los réditos electorales de rigor, tras cierta zozobra inicial- el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y el titular del bloque de diputados nacionales del PRO, Nicolás Massot.

Antes habían llegado el mandatario jujeño Gerardo Morales (Cambiemos); el titular del interbloque de diputados nacionales de Cambiemos, Mario Negri, y el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaille.

Sobre las 22.30, se aprestaban los preparativos para celebrar el triunfo de Valdés y Canteros, junto a las presencias nacionales, en el búnker de Eco + Cambiemos, en la capital provincial.

Ávidos de buenos resultados, en la otra vereda el peronismo nacional apostaba a anotar ayer para sí un triunfo de Espínola y Artaza -no gobierna el distrito desde 1973-, para presentarlo como el inicio de la recuperación del PJ con vistas a 2019.

"Un camino distinto empieza a ser posible. Gracias a todos los correntinos que fueron a votar. Comienza algo distinto en Corrientes", aseguró vía Twitter el exmedallista olímpico y exintendente capitalino Espínola -quien ya había peleado la gobernación en 2013-, tras la votación.

Anoche, sin embargo, el escrutinio provisorio no avalaba un cambio de signo político en la provincia. En medio del escenario reñido, hasta último momento se barajó un potencial desembarco de los mandatarios justicialistas Juan Manuel Urtubey (Salta) y Juan Manzur (Tucumán).

Todos siguieron con atención la alquimia correntina, que incluyó un acuerdo entre el PJ, el masssimo y un sector del kirchnerismo, además de partidos locales. Anoche caían en las urnas, pero por un margen que algunos leyeron como victoria.

Ayer, apenas terminada la votación, desde los búnkers del oficialismo y de Corrientes Podemos Más dejaron trascender sondeos de boca de urna contrapuestos que daban ganadores, por pocos puntos, a sus candidatos.

La participación, en tanto, fue alta -del 77%- pese al mal clima (ver aparte), en una elección que renovó además parte de la Legislatura e intendentes y concejales.

El escrutinio, por su parte, fue muy lento, producto de la gran cantidad de colectoras y del inoportuno temporal de lluvia y granizo, que generó cortes de luz en distintas escuelas y complicó el conteo provisorio.

Con calendario electoral desfasado por la última intervención federal, fue la primera vez desde 2001 que no hubo un Colombi en la disputa por la gobernación. Esa grilla -de impronta radical- contabiliza tres gestiones de Ricardo Colombi (2001-2005, y desde 2009), y una intermedia de su primo, Arturo Colombi (2005-2009).

En este turno el mandatario no pudo pelear una reelección por trabas constitucionales, y la fórmula se terminó de definir tras fuertes tensiones intestinas, por la presión ejercida por Colombi para imponer nombres. Pero figuró en las boletas como primer candidato a senador provincial. En Mercedes, su ciudad natal, anoche perdía en todos los rubros.

ECO-Cambiemos arrancó el año electoral con viento a favor, cuando en los comicios capitalinos del 4 de junio el radical Eduardo Tassano dejó sin reelección al peronista Fabián Ríos (en un debut sin éxito de la alianza entre el PJ y el Frente Renovador).

Luego, en las PASO del 13-A, el oficialismo se impuso con el 45,44%. Pero en la oposición hicieron otro cálculo: sumaron los porcentajes, por separado, de Juntos Podemos Más y 1País. "Ellos llegaron a su techo con el 45% y nosotros obtuvimos el 50,2%", dijeron, aunque ese escenario ayer no se dio.

Dejá tu comentario