Vidal convocó a un “diálogo social” por la inseguridad

Edición Impresa

En clave electoral, en la apertura de sesiones ordinarias llamó a “la gente” a que los “acompañe con su voto”. Y cuestionó la huelga docente, aunque admitió que el reclamo de los maestros “es justo”.

Con la apertura de las sesiones ordinarias bonaerenses como telón de fondo, la gobernadora macrista María Eugenia Vidal anunció ayer "la convocatoria a un diálogo social por la inseguridad" para fijar "acuerdos y sostenerlos en el tiempo", que involucrará a las distintas fuerzas políticas, los poderes Legislativo y Judicial, la Iglesia y las organizaciones sociales y vecinales.

La mandataria macrista remarcó que alienta un diálogo "sin especulación política ni miradas de corto plazo" y detalló que la iniciativa contará con expertos provinciales y nacionales y la supervisación de Naciones Unidas.

"Durante los últimos 30 años vimos crecer el delito en la provincia, y en 30 años tuvimos un ministro de seguridad cada 15 meses; necesitamos una política a largo plazo", remarcó.

En paralelo, y en clave electoral, Vidal pidió "a la gente" que los "acompañe con su voto", agradeció el "apoyo incondicional" de Mauricio Macri y cuestionó además con dureza el paro docente nacional que arranca el lunes.

"Voy a pedirle a la gente que nos acompañe con su voto, pero como gobernadora no voy a dejar de ocuparme de los bonaerenses y sus necesidades, y le voy a pedir a las fuerzas políticas que hagan lo mismo", sostuvo, ante la mirada del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis.

Además remarcó que "en un año no se puede resolver lo que no se hizo en los últimos 25". "Pero estamos en el camino correcto", dijo.

"Sé que la política los defraudó, pero esta vez será diferente; estamos dando peleas que nunca se dieron antes y ya hay señales de esperanza", afirmó, con los ciudadanos bonaerenses como destinatarios.

Flanqueada por el vicegobernador radical Daniel Salvador y el presidente de la Cámara de Diputados local, Manuel Mosca, la gobernadora sostuvo además que "el reclamo de los docentes es justo" y que "las diferencias con los gremios no tienen que ver con lo que queremos sino con lo que podemos".

En esa línea, se dirigió a "los dirigentes gremiales" para advertirles que "el camino que eligieron hace unos días no es el mejor" porque "declararon paro cuando aún faltaban 10 días de clase".

"No es fácil dialogar cuando la intencionalidad no es clara, cuando nos dicen que aunque acordemos el lunes no empiezan las clases", dijo, y pidió a los dirigentes discutir salarios y condiciones de trabajo "con los chicos adentro del aula", y "que no sean funcionales a los que responden sólo a sus intereses políticos".

"Este paro no ayuda en nada", disparó.

El tramo del discurso quedó matizado por el cruce de gritos de sectores de la oposición con aplausos del oficialismo.

Dejá tu comentario