Edición Impresa

Efecto inflación: ya faltan ingresos por $ 168.000 millones

Entre enero y mayo la suba de la recaudación estuvo por abajo del incremento del IPC. Fuerte impacto negativo de Aportes y Contribuciones.

Al ministro Nicolás Dujovne le estarían faltando unos u$s3.600 millones de recaudación de impuestos en los primeros cinco meses del año para cerrar la brecha entre la inflación y los ingresos nominales que informa la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Los datos oficiales indican que entre enero y mayo de este año el Gobierno tendría que haber recaudado unos $168.151 millones adicionales a lo que logró captar de los contribuyentes, como para que el total del dinero ingresado al fisco en ese período hubiera sido equivalente a lo que entró en el mismo lapso 2018.

La AFIP informó oportunamente que la recaudación de enero alcanzó los $363.927 millones, con un incremento del 38,9%. Se ubicó 10,1 puntos debajo de la inflación anual (49,3%). Ese mes tendrían que haber ingresado $36.756 millones más para empatar a la suba de los precios.

Siguiendo ese esquema, en febrero entraron $330.890 millones, con un incremento del 40,4%. Se ubicó 10,4 puntos debajo del IPC (51,3%) y faltaron $36.067 millones. Marzo fue un verdadero desastre. La renovada escapada del dólar provocó un descalabro en las cuentas. Ese mes entraron $327.869 millones (+37,3%), pero la inflación estalló al 54,7%, con lo cual faltaron 17,4 puntos, equivalentes a $57.047 millones.

Ya en abril, las retenciones adicionales a las exportaciones, la relativa calma del tipo de cambio y la liquidación de dólares de la cosecha hicieron aproximar los números. Mostraron una suba nominal del 51,3%, algo más parecido a la realidad con $357.662 millones. Ese mes el IPC interanual creció 55,8%, faltaron 4,5 puntos porcentuales (51,3%), equivalentes a $16.081 millones. En mayo se repitieron datos parecidos. Fueron $444.250 millones (50,4%) y faltaron unos 5 puntos, según estimaron funcionarios del Gobierno que representan unos $22.200 millones.

Desde que arrancó el año el aumento de los derechos de exportación, combinado con menores pagos de reintegros, el agregado de retenciones a las exportaciones de servicios, y en el último mes, el incremento de la Tasa de Estadística, lograron sostener mínimamente la recaudación.

Lo que pasa es que el ajuste fiscal tiene como contraparte la caída de la actividad, el cierre de empresas y despidos. Y eso también se refleja en la recaudación. Hasta marzo de este año había 258 mil empleados menos registrados en todo el país. Más allá de que la reforma fiscal de diciembre de 2017 implicó una leve rebaja de la presión fiscal en materia de impuestos al trabajo, la cantidad inferior de empleados conspira contra la idea de incrementar los ingresos. En promedio, los aportes y contribuciones a la seguridad social registran una suba de la recaudación nominal del orden del 30% mensual, es decir, 20 puntos menos que los precios.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario