Norma Aleandro: "Shakespeare es tan sabio como impredecible"

Espectáculos

El espectáculo, que se verá el jueves 27 en el CCK, se compone por una selección de textos del dramaturgo inglés con dirección de Patricio Orozco y orquesta en vivo. Será el cierre de la IX edición del Festival Shakespeare.

“Se habla de Shakespeare, pero el público no lo conoce tanto, salvo que se lo haya visto a través del teatro y ahí pueden quedar las ganas de volver siempre”, dice a este diario Norma Aleandro, quien ofrecerá una función de “Las mujeres de Shakespeare”, con dramaturgia y dirección de Patricio Orozco y dirección musical de Diego Naser. Se trata de una selección de textos de Shakespeare con orquesta en vivo, que fue creada a pedido del Auditorio Nacional del Sodre de Uruguay, donde se representó en marzo. Se verá en el CCK, el jueves 27, con entrada libre y gratuita, para cerrar la novena edición del Festival Shakespeare. Dialogamos con Aleandro sobre sus recuerdos de “Romeo y Julieta” con Alfredo Alcón, del éxito en teatro de “Escenas de la vida conyugal”, de Ingmar Bergman, que ella dirige desde el estreno, ahora con Ricardo Darín y Andrea Pietra. También sobre cine y proyectos como “Norma en la nube”.

Periodista: Encarna a varias de las mujeres de Shakespeare. ¿Qué le atrajo de la propuesta y cuál de esas mujeres prefiere?

Norma Aleandro: Estas mujeres de Shakesperare son atractivísimas, todos sus personajes, lo que nos van mostrando y contando sobre los seres humanos. Shakespeare tiene tal cantidad de personajes y situaciones que es difícil de emular; pasaron 400 y algo de años contándonos cómo somos las personas y seguimos pensando que fue un genio, mantiene ese conocimiento y fervor por el ser humano y nos lo cuenta para que nos riamos o lloremos.

P.: ¿Cuál de las obras de Shakespeare que ha interpretado guarda con especial cariño?

N.A.: Hace mucho hicimos “Romeo y Julieta” con Alfredo Alcón, fue un personaje que amé, pero ahora, más cerca en el tiempo aunque tampoco estaría en edad para hacerla, destacaría a Cleopatra. También me seducen la Reina Isabel, Margarita, Catalina, pero Cleopatra tiene en la obra una fuerza muy grande y se enoja con humor, se pelea por celos, pero de manera que hace gracia ver por dónde agarra. No creo que haya un personaje que no me guste. Los textos tienen tal sabiduría mientras hablan los personajes que es inesperado siempre aunque uno conozca la historia. Y de las obras me gustan todas, pero puedo destacar “Rey Lear” y “La tempestad”, quizá un resumen del ser humano en todas sus facetas. Shakespeare, como Ibsen o Chejov, uno los lee y dice “qué maravilla les salió todo bien”.

P.: ¿Cómo ve al público ante obras clásicas como las de Shakespeare?

N.A.: Si no se es actor o intelectual, que le interese el teatro porque muchos pasan cerca pero no entran, es difícil que alguien se compre un libro de Shakespeare para leer su obra. En estos fragmentos se lo presentamos al público y lo lindo es lo que les pasa, se ríen de pronto, se conmueven, pero la risa es impresionante, es como una descarga y ahí deben pensar “esto no era solemne”. Tal vez se piensa en Shakespeare como en Wagner, que hicieron lo mejor que podían con su talento y fue ponerle corazón. Pero cuando el público se da cuenta que realmente puede entender todo lo que se dice se ponen muy contentos y dirán “Shakespeare era así, no era hermético ni para grandes conocedores”.

P.: De hecho “Hamlet” está agotando en el San Martín.

N.A.: Y se lo merece el equipo que, es jugarse una carta y los que van salen y recomiendan, cuando vuelva otro Shakespeare irán.

P.: Dirige “Escenas de la vida conyugal”, ¿a qué atribuye tantos años de éxito?

N.A.: Es un tema hermoso como lo toca Bergman, desde el conocimiento más profundo de la vida en pareja, pero la obra tiene la magia de las actuaciones. Si no tiene dos grandes actores, es mejor no hacerla, porque es tan compleja, desde el crecimiento y el desarrollo de esa pareja a través de los años, que es muy difícil de representar. Tiene que tener lo que tienen estos dos, Darín y Pietra, realmente tienen talento para lo cómico y lo dramático. Se unen de la mejor manera. La obra no necesita ni escenografía ni música, lo único que pide es dos grandes actores. Ahora volverán a hacerla en Chile, Uruguay, Perú, España, creo que Ricardo está enamorado de la obra y Andrea lo mismo, siento que la harán juntos por muchos años más, además el hacerla cada tanto, 40 funciones por año, no causa saturación.

P.: ¿Qué opina del teatro comercial, con ausencia de autores locales en cartel e importación de guiones extranjeros, con énfasis en el humor, a veces grotesco?

N.A.: Hay más autores argentinos en el off, ahí hay más riesgo, hay muchos teatros que hacen innovaciones de todo tipo, estéticas, intelectuales, y con esfuerzo muy grande porque se sabe que no tiene mucho sostén. Hay toda una mística que no se perdió, la tuvimos siempre en el off y por suerte crece y no ha disminuido pese a las épocas.

P.: ¿Y cómo ve el momento actual del cine argentino?

N.A.: Tiene el problema que siempre tuvo, son producciones muy caras. Se recibe dinero del Instituto de Cine, pero es con cuentagotas y los proyectos llevan dos o tres años empujando sin poder realizarse. Siempre fue difícil hacer cine sin tener producciones fuertes, ahora más.

P.: ¿En qué proyectos trabaja?

N.A.: Estoy por lanzar un canal propio, “Norma en la nube”, como me decían de chica porque estaba en las nubes y ahora mi nieta me dice que la nube también tiene que ver con las redes. Está pensando para leer novelas, cuentos, poesías, para grandes y chicos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario