Avatares de la TV

Espectáculos

El equipo de «La liga» de «Canal 13» sigue empeñado en experimentar la vida de los más necesitados y marginados -aunque sólo por un día, desde luego- para contar en TV sus sensaciones de angustia que relatan, a veces hasta con lágrimas en los ojos. María Julia Oliván recorrió la noche en moto, junto a un repartidor de pizzas, quien justificaba que manejan a contramano por la necesidad de ahorrar tiempo. La movilera asentía y luego, como en un juego, matoneaba a los clientes para que dejaran propina. Peor lo del otro conductor, el actor de «Okupas» al que llaman «Pollo», quien se ponía a trabajar junto a un albañil. Lo interrumpía mientras el hombre intentaba pintar una pared, colgado de un andamio, con su reportaje: «¿Hubo muchos accidentes entre los que trabajan en obras en construcción?» a lo que el albañil, desde el aire, asentía resignado.

• Polémico el testimonio de «Cámara testigo» («América»), donde se vio un día en la vida de un joven adicto a las drogas, de buen nivel socioeconómico, que oficiaba de guía en un tour nocturno. En el auto, aspiraba ketamina (también utilizada como anestesia para caballos) y luego, en el boliche, mostraba el modo de consumo del «popper» (que se utiliza también como limpiador de cassettes). Más tarde, un «patovica» irrumpía en el baño para controlar y se retiraba tranquilo cuando el joven le decía «Esta todo bien, sólo hay droga, nada mas». Al final, pusieron la placa aclaratoria «El consumo de drogas es perjudicial para la salud». Menos mal.

Esta vez fue sorprendente, por cierto, algo que se vio ayer en «Los videos más sorprendentes del mundo» de «Canal 13». Se estaban difundiendo imágenes de una riña entre dos facciones de monjes en Corea del Sur. Aparentemente, esos monjes se peleaban por los resultados de una votación inherente a órdenes religiosas. Hasta allí, un video bastante anodino, hasta que, en el momento más encarnizado de la pelea, la televisión coreana comentó: «Esto parece la Argentina». Que sirva de respuesta para todos aquellos que preguntan, cuando alguien vuelve del exterior: «¿Y, cómo nos ven afuera?».

• La batalla diaria entre Marcelo Tinelli y Susana Giménez se parece a la que mantienen los matrimonios Kirchner y Duhalde: cada día suman un nuevo agravio, una frase incisiva, un comentario basado en los defectos del adversario y que poca gente quiere oír. Giménez siguió hablando sobre su desconfianza hacia el rating de Ibope en el programa radial de Teté Coustarot, también conductora del noticiero de «Canal 9». Cuando Coustarot llegó al canal, se enteró de que no había sido bien visto el espacio que cedió a los comentarios sobre la falta de credibilidad de una medidora que le otorga diariamente más de 30 puntos al prime time de «Canal 9». Así y todo, no se concretaron hasta ayer los rumores que hablaban de despido de Coustarot por haber dado lugar a Giménez en desmedro de Tinelli.

Ibope aprovechó la nueva contienda con críticas hacia los ratings para presentar un nuevo instrumento que proporciona información adicional a la que aporta el people meter (710 aparatos instalados en televisores de hogares anónimos de Capital y GBA). Se trata del «Teleview-», que permite saber cómo varía, minuto a minuto, la cantidad de televidentes que sintonizan las distintas señales. Luego de 72 horas de emitidos los programas, se puede acceder a información sobre sexo, edad y nivel socioeconómico de las personas que estuvieron frente a los diferentes programas. Por ahora, este servicio está restringido al prime time de lunes a viernes. En el futuro, se podrá ampliar a otros horarios y también a las señales de cable. El sistema permite además medir el comportamiento del público en el momento en que se emiten los PNT (publicidades no tradicionales) y la tanda comercial. Con las imágenes que cada canal tiene en su pantalla y cruzando esa información con la audiencia, se puede conocer la transferencia de audiencia entre canales, con exactas referencias al porcentaje que exilió o se añadió al canal.

• En la televisión actual bastan 50 capítulos de un mismo programa para que el elenco festeje por continuar en el aire. «Mañanas informales», el programa de Jorge Guinzburg en «Canal 13» celebró sólo dos meses y medio en pantalla con el grupo de murga uruguayo «Araca la cana», que cantó el Feliz cumpleaños. Así y todo, sus propios conductores se burlaban de sí mismos por tan patético festejo: «Hay que festejar lo que sea, nos cantan el feliz cumpleaños porque no hay canción por cincuenta programas».

Como si no alcanzara con más de dos horas diarias de Marcelo Tinelli (el miércoles se emitió de 21.30 a 23.45) en «No hay 2 sin 3» festejaron los 300 programas reeditando «éxitos» de la época de «VideoMatch». Freddy Villarreal salió a la calle para subirse a un taxi en el papel de tonto, montó el clásico show para enloquecer taxistas mientras que Pablo y Pachu siguieron leyendo las poesías en las que se ensañan con las figuras de todos los canales e ironizan contra «Canal 9».

Dejá tu comentario