"Bajo amenaza"

Espectáculos

«Bajo amenaza» (Hostage, EE.UU., 2005, habl. en inglés). Dir.: F. Siri. Int.: B. Willis, K. Pollak, J. Tucker, B. Foster, J. Bennett, M. Horn, M. Allman, S. Scott Thomas, R. Willis.

Esta no es una película como «Duro de matar», aunque muchos de sus elementos puedan indicar eso a primera vista. Bruce Willis es un negociador experto en situaciones con rehenes: en la primera escena sale todo tan mal (muerte de un niño inclusive) que el protagonista se muda a un pueblito donde nunca pasa nada, y en donde lo peor que tiene que enfrentar es la infelicidad de su propia familia.

Eso hasta que tres delincuentes toman de rehén a un contador de la mafia y sus dos hijos en su sofisticada mansión, que esconde un botín más grande de lo que los criminales pueden sospechar. Ni tampoco Willis, que de golpe, ve también cómo su mujer y su hija son secuestradas por los ominosos jefes del contador, obligándolo a actuar de manera enfrentada con la ley si es que quiere volver a ver a su familia con vida.

La presión que sufre el protagonista es el resorte para que el director francés
Florent Siri (realizador de la brillante «Nido de avispas», nunca estrenada en la Argentina) utilice recursos visuales y narrativos que vuelven asombrosas las mejores partes de «Bajo amenaza». Se trata de un thriller mucho más duro que casi cualquier otro film del género que haya hecho Willis y mucho más estilizado que la media, al punto que sólo puede compararse con el estilo de grandes directores como Michael Mann.

Entre las malévolas sutilezas del director se puede mencionar la enigmática personalidad del más cruel de los raptores, una mezcla de
Marilyn Manson y vulgar delincuente juvenil que ayuda a empeorar la situación ya de por sí horrible. Y al final, la violencia extrema y suspenso intenso no ceden lugar a las ideas acerca de la ética y el honor entre policías y delincuentes. El punto más flojo es la interacción entre Willis y el niño secuestrado, que anda en la casa tomada demasiado a sus anchas como para no hacer mella en la credibilidad de algunas secuencias. En cambio, la joven Rumor Willis aparece mucho más medida y verosímil, quizá por ser la auténtica hija de Bruce Willis y Demi Moore.

Dejá tu comentario