Canaletto, el artista que mejor retrató a Venecia

Espectáculos

Nacido el 7 de octubre de 1697 el nombre del artista conocido como Canaletto era Giovanni Antonio Canal. Su padre era escenógrafo y su sobrino era el también pintor Bernardo Belotto (1721-1782).

Sus clásicas Vedutas de Venecia se destacan por la calidad del detalle, que él lograba utilizando la cámara oscura y pintando del natural. Terminaba sus obras en un palazzo donde por muchos años estuvo el Consulado Argentino en la ciudad de los canales. No realizaba bocetos,y además de sus pinturas al óleo, realizó algunos pequeños grabados en aguafuerte.

Su mecenas, marchand y protector era el cónsul inglés de la ciudad, Joseph Smith, que lo envía a trabajar a Inglaterra de 1746 a 1755, ya que ante la gran recesión en Italia, no había mercado para sus cuadros, que siempre eran comprados por turistas que habían dejado de visitar la ciudad, a causa de una guerra de secesión.

  • Espaldarazo

    El gran espaldarazo a su fama es cuando la colección de su promotor Smith es comprada íntegramente por el rey de Inglaterra Jorge III.

    Sólo realizó 120 pinturas en toda su vida y las que hizo en Venecia, son de calidad superior, en nuestra opinión, que las producidas en Gran Bretaña. Su éxito provocó muchos celos en Inglaterra. El gran crítico de la época y protector de Turner, el recordado John Ruskin, lo odiaba y manifestaba por ejemplo: «El agua de Canaletto es como el pelo de una mujer».

    Son los ingleses, desde siempre, los grandes coleccionistas de sus obras. De las 60 vendidas en las tres últimas décadas, 80% quedó en Inglaterra y el resto en Estados Unidos. Su cotización no ha subido en la última década, pero tampoco aparecen obras extraordinarias y, al haber tan pocas en el mercado, es difícil que se valoricen. Hace tres años aparecieron dos buenas obras que triplicaron sus bases y se vendieron en 33 y 20 millones de dólares. También aparecen muchas copias de sus pinturas y algunas que no fueron realizadas por él, pero que están mal atribuidas, y que en realidad son de su sobrino Bellotto o bien de Michel Marieschi, de quien hay dos bellas obras en nuestro Museo de Arte Decorativo.

    Pocas obras han quedado en Venecia y las más importantes están en la Coleccion de la Reina Elizabeth y en la Wallace Colection de Londres. Otro coleccionista es el maravilloso creador de los mayores musicales, Andrew Lloy Weber.

    El Settecento Italiano lo tiene como el mayor exponente y su pintura tiene una frescura y modernidad extraordinarias. Las obras que hemos conocido en nuestro país que eran atribuidas a su autoría, resultaron ser copias o bien malas atribuciones de pintores menores. Del otro gran maestro veneciano que fue Francisco Guardi, hay obras en nuestro Museo Nacional de Bellas Artes y en la Coleccion Hirsch.
  • Dejá tu comentario