Colón: exigen celeridad al gobierno

Espectáculos

Legisladores porteños de la oposición cuestionaron ayer la forma del llamado a licitación para un nuevo gerenciamiento en las obras de reformas del Teatro Colón, en un debate en la Legislatura que se sumó a otro de anteanoche, y en el cual los trabajadores del Colón se opusieron al proyecto de ley de autarquía enviado por el jefe de Gobierno, Mauricio Macri.

En la reunión de ayer se hizo presente el Ministro de Planeamiento Daniel Chain, de cuya cartera ahora depende todo lo referido a los trabajos de reformas antes conocidos como Master Plan y que será sustituido por un nuevo llamado a licitación internacional (antes dependía de Cultura).

La presidente de la Comisión de Cultura, Inés Urdapilleta (Frente para la Victoria), dijo ayer a este diario que «no se puede poner el burro antes que el carro. Lo prioritario hoy en el Colón no es la creación de un Ente autárquico, sino definir de una buena vez cómo se continuará con las obras, qué plazos y presupuestos tendrán y cuándo estarán terminadas. Desde junio del año pasado, cuando Jorge Telerman perdió las elecciones, las obras en el Colón perdieron el rumbo y la conducción, y eso es muy grave como para estar ahora preocupándonos por la autarquía. El ministro Chain fue hoy muy impreciso».

Por su parte, la legisladora Teresa Anchorena (Coalición Cívica) dijo a este diario que fueron «muchas las inquietudesque se le plantearon a Chain, empezando por el cronograma de las obras que aún faltan, y que son muchas. Si el nuevo gerenciamiento comienza con sus diagnósticos en julio, supongamos, ¿cuándo vamos a tener reabierto el Colón?», se preguntó Anchorena, quien sin embargo agregó: «Hay un mal que es muy argentino: o se elogia todo o se critica todo, y esto no puede ser así. El Master Plan tiene muchísimas cosas criticables, pero tambiéntuvo otras buenas, como por ejemplo la restauración de la fachada. Pero ahora se quiere empezar todo de cero. Yo creo que lo que hace falta acá es una cabeza que coordine todo, y esa cabeza falta». También presente en la reunión de ayer por la tarde, el especialista en restauraciones patrimoniales, el arquitecto Fabio Grementieri dijo a este diario que el gobierno «disoció completamente el tema patrimonial del de la autarquía. El ministro Chain se refirió a los términos del llamado a licitación para el nuevo gerenciamiento de obra, y aunque fue interrogado para que dijera quiénes serían los proyectistas, quiénes los directores de obra no fue explícito».

«Además», continuó «es imposible disociar el tema de la autarquía del llamado a la nueva licitación de obra. Si se aprobara el proyecto oficial de autarquía, que le otorga un poder absoluto y absolutista al director general del Colón, sería Sanguinetti quien tendría la última palabra en temas técnicos como qué hacer con el montacargas, por ejemplo».

Anteanoche, con la presencia del ministro de Cultura Hernán Lombardi y el director general del Colón, Horacio Sanguinetti, los empleados del teatro se manifestaron contrarios al proyecto de Leyu de Autarquía del PRO. En el encuentro, Urdapilleta habilitó la participación de los trabajadores del Colón, que manifestaron su preocupación por el estado y la continuidad de las obras del teatro. Los empleados se quejaron por la falta de garantías de los derechos laborales en el texto del proyecto y por la posibilidad de que el Colón deje de formar parte de las políticas publicas en materia de cultura.

En el debate producido entre los legisladores, la representante de Dialogo por Buenos Aires, Gabriela Alegre, también criticó el llamado a licitación para la contratación de una consultora internacional por seis millones de pesos, cuando «deberían existir equipos técnicos dentro del gobierno para evaluar el estado de las obras. Durante toda la campaña escuchamos que el PRO tenìa equipos técnicos para todas las áreas de la Ciudad, que venían hace años trabajando. Sin embargo, ahora recurren a la contratación de una consultoría privada, tercerizando servicios que tiene que realizar el Estado», dijo Alegre.

Una de las críticas más recurrentes al proyecto oficial de Autarquía que formula la oposición consiste en que «se crea una figura de Director General omnipotente, sin comité asesor, y que sólo responde a las órdenes del Jefe de Gobierno», en palabras de Anchorena. «La autarquía no es algo que se rechace», agregó, «pero sí los términos en que está planteada la ley. Supongamos, si al director general, que sólo estará controlado por el Jefe de Gobierno, se le ocurre crear 20 direcciones distintas, puede hacerlo».

Desde hace un tiempo, ante el gobierno se han elevado otros proyectos de Ley de Autarquía alternativos para su consideración, como el que presentó el ex director del Colón Leandro Iglesias. En sus puntos centrales, el proyecto Iglesias difiere del oficial en que no exceptúa al Colón de la aplicación de las leyes 471 de Empleo de la ciudad; Ley 70 de Administración Financiera de la Ciudad, y Ley 2095 de compras y contrataciones del Estado de la Ciudad (en tanto el proyecto oficial le cede al director del Colón la potestad para aplicar criterios propios en estas áreas).

También se propone la creación de un consejo consultivo, en el que estén representados la Fundación Teatro Colón, los cuerpos artísticos y escenotécnicos, empresarios, la legislatura y el Ministerio de Cultura de la Ciudad, para apoyar la programación de las actividades y las formas de financiamiento.

Dejá tu comentario