Sobre la pandemia y el futuro del arte

Espectáculos

Participan numerosos especialistas que discuten el desafío que plantea el presente.

Se acaba de publicar el libro que, en modalidad virtual, incluye los tres primeros de los cinco diálogos correspondientes a “Pensar Futuros Posibles” organizados por Bienalsur y que constituyeron un foro de reflexión y discusión en tiempos de pandemia para augurar un futuro mejor en el mundo del arte y la cultura. En sus palabras preliminares, Aníbal Jozami, rector de UNTREF y director de Bienalsur, señala que en un principio fue pensada como un proyecto que excedía los marcos en los que nuestra contemporaneidad encaraba el arte y la cultura así como buscó llegar a las mayorías anticipándose a la actual situación al mirar el futuro desde el Sur.

Diana Wechsler, su directora artística académica, propone revisar esas fronteras, resituarlas y ampliar audiencias. El primero de esos diálogos “Estado de situación” fue comentado en esta columna el 11 de mayo en la que las ideas como resiliencia, solidaridad, colaboración, revisión y replanteo de las reglas de juego del mundo del arte fueron discutidas por un panel compuesto por destacadas figuras en el orden nacional e internacional como Manolo Borja, María Willis, Ticio Escobar, Voluspa Jarpa, Betsabée Romero y Eduardo Basualdo con la coordinación en todos los encuentros de Aníbal Jozami y Diana Wechsler.

En el diálogo II “Imaginación, Miradas, Perspectivas”, Wechsler se refiere a cómo diariamente los medios informaban el estado de las cosas no sólo en el ámbito de la cultura sino en el de la opinión en general. Hay dos tópicos recurrentes: la desigualdad y la fragilidad. Aquí también aparece la cuestión de género así como también el querer cuidar, recuperar el ámbito de la cultura. Esta situación inédita a la que hemos sido arrojados nos invita a actuar sobre la emergencia, las ideas apocalípticas nos enfrenta a una gobernanza que se rige por lo emocional y a una sociedad poco ilustrada.

Se habló de humanizar el campo cultural y para los directores de museos constituyó una situación inaudita para lo que debieron reinventarse a través de la tecnología. Esto produjo una nueva visión y se plantea lo de la democratización de la cultura. Cómo democratizar la cultura, preguntamos, si la tecnología todavía no llega a todo el mundo. También se analizaron las prácticas y experiencias que se despliegan en los espacios artísticos así como acerca de los lugares del arte y el encuentro o re-encuentro con el espacio público. Es precisamente América Latina la que será más golpeada ya que es la crisis más dura que sufre la región, por lo que el sector cultural va a necesitar el apoyo de los gobiernos, un reclamo que ya está sucediendo. Participaron de este diálogo Enrique Aguerre, Iván Argote, Valeria González, Joao Fernández, Agustina Woodgate, Estefanía Peñafiel.

En el tercer diálogo, “Relatos en Presente Continuo” intervinieron Cuauhtémoc Medina, Alejandro Grimson, José Carlos Mariátegui, Patricia Rousseaux, Philippe Régnier, Iker Seisdedos, Matilde Sánchez, Celina Chatruc y Estrella de Diego, que envió su mensaje desde España.

Este diálogo hace foco en las narrativas durante estos meses de pandemia en los medios gráficos, ya sea papel o electrónico. Según Jozami estamos en un mundo en el que van a aumentar las desigualdades e incrementar los problemas relacionados con la diversidad cultural. Wechsler señala que “como nunca los medios evalúan constantemente los hechos del pasado reciente y del presente y se animan a vaticinar los del futuro”. Hay una necesidad de generar un pensamiento sensible y un debate en el campo cultural. Tampoco se está ajeno a los conflictos sociales, la violencia policial, la política que se debería ejercer contra la desigualdad. Se han cruzado todos los límites del sistema y estamos ante una catástrofe.

Se sugirió hacer un replanteo, una búsqueda nueva, una suerte de pensamiento “blue sky” , así lo llama la ciencia. Otra de las preguntas de los participantes es la coincidencia acerca de si el mundo será peor, un poco mejor , o si seguirá igual. Todo está en discusión. También coinciden en que los procesos deberían estar menos centrados en el capital financiero y más en los seres humanos.

Otra coincidencia: los cambios aportados por la tecnología: crear comunidad y cruzar fronteras, un cambio de paradigma de la competencia a la cooperación. Un hecho positivo es que las instituciones culturales se pusieron en línea, visitar museos, colecciones, asistir a debates como en este caso, acceder al arte de contenido local o global.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario