Eva Yerbabuena sacó fuego a su "tablado"

Espectáculos

«Seña». Cor. y Dir.: EvaYerbabuena. Mús.: P. Jarana. Ilum.: F. O. Bernal. (Teatro Gran Rex).

Eva Yerbabuena, bailarina flamenca de impresionante técnica y fuerte personalidad, no tiene parangón en la actualidad internacional cuando de baile femenino se habla en el género que cultiva. La musicalidad es otro elemento infaltable en la danza de Yerbabuena, quien revaloriza el espacio con belleza en la rotación y minimalismo en la traslación.

Los ancestros gitanos, el arte arcaico de las etnias de la Andalucía medieval, y las búsquedas expresivas hechas de gravedad, misterio y economía de recursos se funden en su baile con una preparación técnica de vanguardia.

Con precisión rítmica, arrollador ondular de brazos y manos, vehemente bamboleo de la cintura, quiebres energéticos, la bailaora de «Seña» se transforma en una excepcional exponente de la cultura flamenca. Y no está sola. La acompañan un disciplinado ensamble coreográfico constituido por cuatro mujeres (Mercedes Ruiz, María Moreno, Asunción Pérez Choni y Lorena Franco), tres cantaores (Enrique Soto, Pepe de Pura y Jeromo Segura), dos guitarristas (Paco Jarana y Manuel de la Luz), un percusionista (Manuel «El Pájaro») y un ejecutante de aerófonos (Ignacio Vidaechea, en saxo y flauta), completando un valioso equipo.

En «De la Cava», rutilante en danza y bella en la búsqueda espacial, sutil en sus iluminaciones (comienza y acaba con una lámpara que Yerbabuena enciende y apaga) ya se evidencia su arte superior. «A las cinco de la tarde», «Espumas del Recuerdo», «Rarapata», «Quiero y no quiero» y «Cadencia» son los títulos de las distintas secuencias en que se estructura «Seña» y que suman en 90 minutos la exposición de algunos de los «palos» del flamenco como seguidilla, farruca, mirabás, bulerías, tientos-tangos y soleá-bulería.

Dejá tu comentario