"Historias de familia"

Espectáculos

«Historias de familia» (The Squid and the Whale, EE.UU., 2005, habl. en inglés). Guión y dir.: N. Baumbach. Int.: J. Daniels, L. Linney, J. Eisenberg, O. Kline, A. Paquin, H. Feiffer, W. Baldwin.

Muy atractiva para los seguidores del ambiente cultural neoyorquino, en especial sus escritores y cineastas «indies» (por independientes), algo cansadora para quienes detestan la cámara en mano, los ambientes oscuros, y los personajes mezquinos (por suerte es muy breve), y tocante para cualquiera que la vea, esta película es algo así como una confesión personal.

Noah Baumbach, figura prestigiosa en el referido ambiente, cuenta aquí, apenas disimulada por el cambio de nombres y circunstancias, su propia experiencia traumática ante el divorcio de sus padres (un escritor de olvidado predicamento y una crítica de cine del «Village Voice»). Para el caso, se trata de dos personas que no saben acompañarse (el hombre está en decadencia, la mujer en crecimiento), y dos hijos adolescentesque deben tomar partido.El mayor se pone de partedel padre, el más chico defiende a la madre. Quien haya vivido o presenciado algo semejante sabe de qué se trata, y cuánta lastimadura queda abierta por largo tiempo.

Baumbach relata ese drama con especial sentido del humor, tan amargo y absurdo como corresponde, y con un estilo casi diríamos «testimonial», de película casera, en una especie de «home movie» que en vez de registrar los buenos momentos capta lo que a nadie le gustaría mostrar fuera de casa. No le ha importado, esto es evidente, cuidar siquiera un poco la calidad de producción. La imagen es sucia, las tomas en exteriores dejan pasar cualquier cosa, al punto que hasta podría hablarse de algo deliberado, ya ue la acción se ambienta en 1986 pero el entorno es siempre actual, etcétera.

Lo que le ha importado fue decir lo suyo, y lo hizo. Experiencia que le viene bien a otros, cuentas pendientes, masturbación pública (como las del personaje del hijo menor, para llamar la atención), su película es incómoda, instructiva, y sincera. Para algunos incluso puede ser conveniente.

Al margen: ¡Qué grande está Anna Paquin, la nena de «La lección de piano» y «Volando a casa»! Lástima que apenas aparece.

Dejá tu comentario