Huracán Joss Stone llenó el Luna

Espectáculos

Presentación de Joss Stone (voz). Con E. Baker (guitarras), C. Carter (batería), F. Hollie ( trompeta). (Luna Park, 11 de junio).

En 2001, cuando tenía apenas 14 años de edad, Joscelyn Eve Stoker ( rebautizada Joss Stone) salió a la luz en el concurso del programa de TV inglés «Star for a Night». Sorprendidos todos con la potencialidad de esta artista en potencia, se la impulsó a un crecimiento industrial vertiginoso. En principio, se la «trabajó» como una artista de élites, y el marketing de seducir a programadores radiales más exquisitos dio resultados. Hoy lleva grabados cuatro álbumes, vende sus CD's -y mucho más, sus bajadas de «ring tones»- por millones, se ha alzado con premios importantes de la industria, convoca multitudes para sus shows -Buenos Aires no fue la excepción con un Luna Park lleno a pesar del precio de las entradas, y con otra función que se promete para el sábado 21 en el mismo escenario-, y se ha transformado en una megaestrella. Y todo eso a los 21 años.

Es indudable que esta nativa de Dover tiene muchos puntos a favor para estar en el lugar que ocupa. Es hermosa, tiene una figura entre sexy y aniñada que explota al máximo y que despierta fantasías y envidias por igual; es dueña de una voz potente que denota trabajo, y se ha volcado a un repertorio y a un estilo -el soul, el rythm & blues, el blues- a los que no suelen dedicarse cantantes de su generación.

La industria hizo el resto: la rodeó profesionalmente de una banda numerosa que pivotea entre el show serio y el espectáculo armado comercialmente, con banda pop/ rock más vientos y coro soul; la «lookeó» para resaltar sus virtudes físicas y la introdujo impecablemente en el mercado. Joss tiene con qué, es cierto. Aunque, si de lo exclusivamente artístico se tratara, todavía está algo inmadura para enfrentar una realidad que parece superarla. La consecuencia es que no siempre alcanza el dramatismo que estas músicas estarían reclamándole. Pero, por supuesto, sólo el tiempo tendrá la última palabra y dirá si esta figura en potencia se convierte en una auténtica grande del soul o termina siendo una lluvia de temporada, producto del aceleramiento en el que muchas veces se sumerge la industria del espectáculo.

Dejá tu comentario