La epopeya de Magallanes evocada en una muestra

Espectáculos

"Tesoros de américa - La mezcla latina" ya puede visitarse online la notable exposición de artistas chilenos que abrió en mayo en Portugal.

El 18 de mayo se inauguró de manera virtual “Tesoros de América - La Mezcla Latina” en el Centro Cultural Cascais (Portugal), compuesta por un variado conjunto de obras de 28 artistas chilenos como tributo a la epopeya que significó, hace 500 años, el viaje de circunnavegación de Fernando de Magalhaes y Sebastián Elcano por el estrecho que lleva el nombre del primero. Esa unión de los océanos en el extremo del mundo podría considerarse el origen de la globalización. De allí la importancia de esta muestra que ahora puede verse, también de manera virtual, en el Pabellón de las Bellas Artes de la UCA (http://uca.edu.ar/es), bajo la curaduría de Ernesto Muñoz, presidente de la Asociación de Críticos (capítulo chileno), Luis Manuel Pereira, curador de la muestra en Portugal y Cecilia Cavanagh , directora del Espacio de Arte de la UCA.

Una muestra heterogénea que representa un lenguaje que va de lo artesanal a lo industrial, lo popular y lo intelectual. Se destaca la obra de Angela Wilson, “Barrio Franklin”, doce lienzos transparentes superpuestos en los que se perciben paisajes, atmósferas urbanas, retratos. Carola Chiavenato presenta “El no saber”, pieza textil que refleja lo desconocido del mundo marino; Paola Vezzani, con “Estrecho de Magallanes”, tres piezas de acero trabajado manualmente con corte por plasma, resultado de haber acompañado expediciones científicas en el territorio subantártico.

María Elena Vial muestra un paisaje andino fragmentado titulado “Frontera”. Keka Ruiz Tagle se inclina por una versión indigenista a través de “INTI”, cerámica coronada por otra imagen semejante, Carolina Oltra titula a su fotografía digital “Tierra del Fuego”. Un lienzo de dos metros de Hernán Gana, “Landscape IV”, alude a los desastres ambientales, Un carretel de madera, con hilo de metal que lo rodea más una aguja gigante que lo atraviesa, es una escultura de Laura Quezada, “Memorias de hilo”. Esta obra tiene, en parte, relación con la de María José Mir, “Atravesada”, pintura sobre lino rojo con espinas. Poética obra la de Denise Blanchard, conformada por bolsitas de té. Pregnante obra de Carlos Edwards: una gran piedra que simula permanecer junto a un río. Son cantos labrados por el agua que advierten de la catástrofe ecológica a causa de la sequía. Martín Eluchans bordó sobre la bandera la canción de Violeta Parra. Los artistas, señala Ernesto Muñoz, “desarrollan ideas sobre la obra de arte como objeto simbólico y polisémico”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario