La biblioteca de Eco se guardará en Milán y será digitalizada

Espectáculos

Bolonia, donde el escritor era profesor, conservará la parte moderna y el archivo.

Los libros que pertenecieron al escritor y semiólogo italiano Umberto Eco (1932-2016), 1.200 volúmenes anteriores al siglo XX, entre ellos 36 incunables, serán conservados por la Biblioteca Nacional Braidense de Milán. Los procedimientos para la adquisición comenzaron en 2017 y se completaron con la ratificación, en los últimos días, de parte de la Corte de Cuentas. “La Biblioteca Braidense -explicó James Bradburne, director del complejo de Brera, del que forma parte la Braidense- es entusiasta ante el hecho de que la herencia de Eco sea colocada junto con la colección de libros raros de la biblioteca, y agradece al Estado por su adquisición”.

No fue sencilla la vía que llevó a la adquisición de los libros de Eco, que dividía su vida entre Milán, donde tenía casa, y Bolonia, su “casa” universitaria. Entre otras cosas, la familia interpuso un recurso contra la obligación de indivisibilidad dictada por la Superintendencia de archivos y libros sobre el patrimonio libresco. Ahora entonces Bolonia recibirá la parte moderna y el archivo, y la Braidense los 1200 volúmenes antiguos, de los cuales 36 son incunables y 380 impresos entre el siglo XVI y el XVIII. “Umberto Eco amaba Milán y amaba la Biblioteca Braidense, que consideraba ‘su’ biblioteca. El quería que sus libros quedaran en Milán y vinieran a la biblioteca”, subrayó Bradburne, recordando que en casa del escritor “los libros raros eran privilegiados y ubicados en forma separada respecto de su biblioteca moderna”.

“Vigilará” su colección de libros antiguos, o mejor su “biblioteca semiológica, curiosa, lunática, mágica y neumática”, un comité científico con cinco miembros, dos de ellos indicados por los herederos de Eco y dos por el ministerio de Bienes Culturales. Su tarea será controlar la conservación y uso de la colección, para garantizar también la “unicidad de la consulta digital”. En cuanto a la biblioteca moderna y el archivo de Eco, serán confiados en comodato de uso a la Alma Mater de Bolonia durante 90 años. Hace unos días, la Corte de Cuentas dio el vía libre a la adquisición a los herederos de parte del ministerio de Bienes Culturales.

Temas

Dejá tu comentario