Para Santaolalla, el Oscar siempre llama dos veces

Espectáculos

Por segundo año consecutivo, el músico argentino Gustavo Santaolalla competirá por el Oscar. Se trata de un auténtico récord que, dados los pronósticos, podría llegar a reforzar si efectivamente lo vuelve a ganar: su partitura para «Babel» lleva el beneficio de corresponder a una de las películas favoritas para el premio mayor. El año pasado, el ex integrante de Arco Iris se llevó el Oscar por su banda de sonido para «Secreto en la montaña». Radicado en Los Angeles desde hace años, en 1995 lanzó en la Argentina su segundo disco solista llamado «GAS», y en los últimos tiempos se presenta con la agrupación Bajo Fondo Tango Club. Mientras tanto, compone música para el cine, en la carrera más exitosa desde Lalo Schifrin para un músico argentino en Hollywood.

Ayer, en la sede de la Academia, su presidente Sid Ganis y la estrella mexicana Salma Hayek, posiblemente elegida por la confirmada presunción de que habría gran presencia de su país entre los nominados, anunciaron por la mañana cuáles son los candidatos correspondientes a la próxima fiesta de los Oscar, que se entregarán el 25 de febrero.

Y, como si se estuviera ante el inapelable fallo de la divinidad, todos se preguntan hoy en Hollywood si, finalmente, Martin Scorsese logrará esta vez vencer la mala fortuna y llevarse el premio de la reticente Academia. «Los infiltrados» es otro de los films favoritos aunque nadie puede vaticinar el resultado que pueda surgir de esa masa heterogénea de votantes, más de 5000, que responde a todo tipo de percepciones.

Inclusive, hasta puede darse que un film muy menor, como «Pequeña Miss Sunshine», termine arrebatándole a su último largometraje de mafiosos el premio mayor. Hay un indicio que puede dar lugar a esta aventurada suposición, y es el hecho de que «Miss Sunshine», de manera bastante silenciosa en medio de tantos Globos de Oro y premios de toda laya, triunfó en la liga de los productores, que son justamente los que más peso tienen en Hollywood. Hay que recordar, apenas el año pasado, el revés a toda apuesta que provocó el momento en el que Jack Nicholson anunciaba que «Vidas cruzadas» era la ganadora, dando al traste con las esperanzas de «Secreto en la montaña». El Oscar tiene esos encantos.

El resto es más o menos previsible, con excepción, quizá, del revés que sufrió «Volver», la película de Pedro Almodóvar que quedó fuera de la categoría de Mejor Film Extranjero. En el corazón de la industria es casi un secreto a voces que este año la ganadora en ese rubro es la película alemana «La vida de los otros» («Das Leben der Anderen»), aunque Penélope Cruz sí entró como posible Mejor Actriz Protagónica, más allá de que hasta ella misma sabe que la triunfadora en ese rubro será, casi sin dudas, Helen Mirren por su papel de Isabel II en «La reina» de Stephen Frears.

Así, los anuncios convirtieron al musical «Dreamgirls» («Soñadoras») en la película más nominada, aunque no en las categorías más prestigiosas. «Babel», en cambio, se ubicó como una de las favoritas, y competirá en siete categorías, incluidas las de Mejor Película, Mejor Director (Alejandro González Iñárritu), Mejor Actriz de Reparto (Adriana Barraza y Rinko Kikuchi), Mejor Guión original (Guillermo Arriaga), Mejor banda de sonido (el mencionado Santaolalla) y Mejor Edición (Douglas Crise y Stephen Mirrione).

«Soñadoras» lo fue en ocho: Mejor Actor de Reparto (Eddie Murphy), Mejor Actriz de Reparto (Jennifer Hudson), Mejor dirección de arte, Mejor vestuario, Mejor mezcla de sonido y Mejor canción original, categoría en la que recibió tres nominaciones. Su omisión como Mejor Película deja como favoritas a «Babel» y a «Los infiltrados», que tiene cinco candidaturas.

Finalmente ingresó en esta categoría «Cartas desde Iwo Jima», de Clint Eastwood, que puso a prueba otra vez el galimatías de algunos reglamentos. Primero se dijo que este film, hablado en japonés, podría competir en la categoría Film Extranjero. Luego se dijo que eso no era posible, ya que tiene producción norteamericana. Ambas razones lo hubieran convertido, así, en una película «impremiable». Sin embargo, al ingresar en este rubro, establece un raro antecedente: será el primer largometraje nominado a Mejor Film que no está hablado en inglés. «La reina», de Frears, y «Pequeña Miss Sunshine», de Jonathan Dayton y Valerie Faris, son los otros nominados.

Scorsese, en el rubro director, es el gran favorito para ganar el premio en esta especilidad, debiendo competir con el habitualmente ganador Eastwood y el niño mimado de México González Iñárritu. La sorpresa en esta categoría fue Paul Greengrass, nominado por «Vuelo 93», sobre los atentados del 11 de setiembre de 2001 en Estados Unidos. Obviamente, nadie se acordó en sus votos de Oliver Stone y sus torres.

Como también se esperaba, Forest Whitaker competirá como Mejor Actor por su retrato del dictador Idi Amin en «El último rey de Escocia», junto a Peter O'Toole («Venus»), que obtuvo su octava nominación a un premio que hasta ahora nunca ganó. Competirán con Leonardo DiCaprio -por «Diamante de sangre» y no por «Los infiltrados»-, Will Smith («En búsqueda de la felicidad») y Ryan Gosling (por la comedia «Half Nelson»).

Entre las actrices, además de Mirren y Cruz, participarán Judi Dench («Escándalo»), Meryl Streep («El diablo viste a la moda») y Kate Winslet («Secretos íntimos»).

Dejá tu comentario