21 de junio 2006 - 00:00

Semana de récords: ayer un Schiele a u$s 21,6 M

Junto a la pintura deSchiele subastada ayer,Francine Grünwald (der.) yAlison Cooper, nieta ybisnieta respectivamentedel industrial judío KarlGrünwald, a quien los nazisle habían saqueado sucolección.
Junto a la pintura de Schiele subastada ayer, Francine Grünwald (der.) y Alison Cooper, nieta y bisnieta respectivamente del industrial judío Karl Grünwald, a quien los nazis le habían saqueado su colección.
Londres (EFE y ANSA) - La pintura «Los girasoles marchitos» del expresionista Egon Schiele, que estuvo desaparecida más de 60 años tras ser robada en 1939 por los nazis, fue vendida ayer en 21,6 millones de dólares en una subasta en «Christie's» de arte alemán y austríaco.

Realizado en 1914 por Schiele (1890-1918), el lienzo, un tributo a «Los Girasoles» de Vincent van Gogh, fue incautado al coleccionista austríaco Karl Grünwald en la Francia ocupada, y vendido en 1942. Durante décadas, se creyó que la obra había sido destruida durante la Segunda Guerra Mundial.

La pintura, que estaba tasada en entre 6 millones y 8 millones de dólares, se vendió por arriba de las previsiones, en un mercado del arte que está en uno de sus momentos más fuertes, empujado por nuevos coleccionistas del Medio Oriente, Rusia y las economías emergentes de Asia.

El cuadro, que refleja el ánimo sombrío del artista austríaco en vísperas de la Primera Guerra Mundial, apareció el año pasado, cuando un coleccionista anónimo pidió a «Christie's» que valorara la pieza. La casa de subastas identificó la obra como un Schiele, que figuraba en la lista de obras confiscadas por los nazis y cuya restitución era reclamada por la familia propietaria del cuadro. En febrero de este año el propietario restituyó la obra a los herederos de Grünwald. El anterior récord de Schiele en una subasta era de 21,2 millón de dólares. Esta obra era «Paisaje de Krumau», que fue vendido en 2003 en la galería Sotheby's de Londres. La obra era una de las estrellas de una gran subasta de arte moderno e impresionista organizada por la casa Christie's de Londres.

«Los girasoles marchitos (Otoño Verano II)» fue restituida en febrero pasado a los here-deros del coleccionista Grünwald. El recorrido del cuadro comenzó en 1914, cuando fue pintado y exhibido por primera vez en público en la Trienal de Bruselas. Tras la Primera Guerra Mundial, la obra fue adquirida por Grünwald, un comerciante de arte, textiles y antigüedades radicado en Viena.

En 1938, cuando la Alemania nazi se anexionó Austria, Grünwald, que por aquel entonces ya había acumulado una colección de arte austríaco de primera categoría, huyó a Francia. Una vez que se hubo asentado en París, sacó cincuenta pinturas de Austria, entre ellas «Los girasoles marchitos». Pero la colección fue incautada por los nazis en Estrasburgo, donde había sido almacenada por el coleccionista, y subastada en 1942.

Grünwald, cuya mujer, Steffany, y una de sus hijas, Lena, murieron en un campo de concentración, pasó la mayor parte de su vida tratando sin éxito de recuperar su colección.

Frente al cuadro de Van Gogh, en el que los girasoles son un símbolo de esperanza, las flores pintadas por Schiele adoptan un tono sombrío, propio del tiempo en que fueron creadas, en los momentos previos a la Primera Guerra Mundial.

  • Tiempos de récord

    Por otra parte, el monto de la subasta inglesa de arte impresionista y moderno, que incluyó la venta de cuadros de Modigliani y Picasso (sobre la que informamos ayer), alcanzó la suma record de 163,7 millones de dólares. Según informó Philip Hook, experto de Sotheby's, esa cifra «es la más alta jamás alcanzada en una subasta de arte impresionista y moderno en Londres y en Europa».

    Entre los cuadros vendidos se encontraba «Jeanne Hebuterne au chapeau» (1919) de Modigliani, que se subastó por 30,1 millones de dólares a un coleccionista anónimo que ofertó por teléfono. También se remató un pastel de Degas, «La Sortie du Bain» («La salida del baño»), que perteneció a Bob Guccione, fundador de la revista para adultos « Penthouse». Esa obra fue vendida en 12,4 millones de dólares. Otro de los cuadros de importancia que salieron a subasta fue el óleo erótico de Picasso «El pintor y su modelo», de 1963, que alcanzó 13,6 millones de dólares. La subasta, que continuaba anoche, podría totalizar más de 213 millones.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar