13 de febrero 2004 - 00:00

"Si fabrican cantantes es que hay mercado para eso"

Si fabrican cantantes es que hay mercado para eso
"Tengo discos que se escucharon mucho y otros que nada. Fui caratulado como artista de culto y en otros momentos de 'comercial'. Fabriqué discos en mi casa y edité con multinacionales. Estoy curado de espanto", dice Antonio Birabent, quien se presenta mañana dentro del ciclo BAcanciones, en el Teatro Del Globo. El músico/actor que acaba de editar su décimo disco «Buenos Aires», participó en varias películas argentinas («Tango feroz»; «Pequeños milagros»; «Lisboa» y «¿Sabés nadar?», entre otras), también es recordado por su personaje en «Verdad/consecuencia». Conversamos con él.

Periodista:
¿Por qué le puso a su disco «Buenos Aires»?

Antonio Birabent: El disco también recorrre la geografía de Argentina y de Montevideo, además de la porteña, claro. Además, retomo la problemática del gaucho, lo criollo con una esencialidad que surge porque venía haciendo discos heterogéneos y quise volver un poco a lo primitivo. No sólo en lo instrumental sino en lo temático. Con el disco anterior presenté 70 shows en una gran gira por todo el país y fue así que inspiré varias de las letras. No salgo de casa sin papel y lápiz y observo mucho, trato de estar atento y sensible. Para mí una canción es el resultado de estimulación más atención. Pese al título es un disco muy federal, o más bien rioplatense.

P.:
Habla como si hubiera compuesto un disco a pedido de la Secretaría de Cultura...

A.B.: Me entanta tocar en este país, si Torcuato Di Tella quiere contratarme. Pero el disco también habla del rescate emocional de alguien a quien le gusta vivir acá. Que está contento con su país, aquí ejerzo la localía.


• Incógnita

P.: ¿Tuvo que vivir diez años en España para adquirir esa postura?

A.B.: No sé, me di cuenta de que soy más feliz acá que en cualquier otro lado y no le encuentro una razón lógica. Creo que quienes eligen vivir acá tienen un caos por resolver.


P.:
A su juicio ¿hablar del gaucho o la criollez sería volver a lo «primitivo»?

A.B.: También se ve en varias canciones la voluntad de abandonar las máquinas y volver a lo sanguíneo. Me gusta el disco porque es sencillo, ahí radica su encanto. Y es sabio; lo pude hacer luego de ocho años de carrera, ahora estoy más viejo.


P.:
¿Cómo ve la escena musical local, donde no está ocurriendo nada demasiado novedoso?

A.B.: No me interesa que haya algo nuevo a nivel musical, lo nuevo es personal de cada uno, es subjetivo. Ahora hay, como siempre, gente haciendo estupideces y otra haciendo cosas serias. Si existen castings televisivos para fabricar cantantes es porque existe el mercado que consumirá esos discos y gente pensando cómo hacerse famosa y ganar plata. Aunque los únicos que ganan son los directivos.


P.:
¿Y cómo está vendiendo su disco?

A.B.: No tengo idea, si se vende como se está escuchando en radios debe andar muy bien. Pero nunca la difusión en medios es directamente proporcional a la venta.


P.:
¿Con qué criterio elige los papeles en cine o televisión?

A.B.: No hago estupideces, elijo bien los programas. «Verdad/consecuencia» fue como una pequeña revolución cuando se emitió, donde se hacía mucho hincapié en temas que la televisión hasta ese momento no se animaba a mostrar del todo: homosexualidad, corrupción..


P.:
Los otros dos programas, «Por ese palpitar» y «Un mundo de sensaciones» no duraron mucho..

A.B.: Pero tengo un buen recuerdo de la apuesta de Emilia Mazer junto a Javier Santamaría, Andrea Pietra, etc, por hacer algo distinto. Igualmente, la música es mi base creativa: en la música soy el creador, en la ficción soy mero transmisor.


Entrevista de Carolina Liponetzky

Dejá tu comentario

Te puede interesar