Sin la gracia y malicia de la novela de Lemebel

Espectáculos

“Tengo miedo, torero”, registrado con coma, es un lindo pasodoble de Augusto Algueró donde una mujer suelta su angustia y su admiración por el hombre que, en su traje de luces, va a enfrentarse con la bestia. “Tengo miedo torero”, ya sin coma, es una celebrada novela del chileno Pedro Lemebel donde un viejo travesti se engancha con un joven subversivo que prepara un magnicidio. Con el mismo título vemos ahora su adaptación fílmica. Pero a la misma no solo le falta la coma, sino la gracia y la malicia del libro, y dos personajes fundamentales que hacen de eco y contraste de la pareja central.

Esos personajes son el general Pinochet y su agotadora esposa, tan molesta que le provoca pesadillas. El general tiene pesadillas. El travesti, sueños. Pero ya está grande, y ni él mismo se los cree. Detalle singular, la película tiene una escena onírica que se resuelve de modo angustioso. Eso, y la matizada actuación de Alfredo Castro, son lo mejor de la obra. También señalables, la música de Pedro Aznar y la breve aparición de Sergio Hernández en el papel del Rana, el travesti paternal. Completan el reparto Leonardo Ortizgris y Julieta Zylberberg como los conspiradores que abusan de la hospitalidad ajena para preparar un atentado. El mismo se inspira en un hecho real, el fallido ataque del 7 de setiembre de 1986 contra el dictador, y es probable que a los chilenos les fastidie un poco que los intérpretes del hecho sean aquí un mexicano y una argentina, pero así son las coproducciones. Más raro es que lo interpreten rusos y ucranianos como en “Tsikatriz. Napadeniye na Pinocheta”, que Sebastián Alarcón filmó en el exilio, 1999. A propósito, en estos días se está terminando una tercera versión, “Matar a Pinochet”, de J. I. Sabatini, en coproducción chileno-argen-hispana. Siendo así, esperemos que también haya una segunda versión de la novela de Lemebel.

“Tengo miedo torero” (Chile-México-Argentina, 2020); Dir.: R. Sepúlveda; Int.: A. Castro, L. Ortizgris, J. Zylberberg. (Cine.Ar.)

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario