27 de febrero 2002 - 00:00

Stella: entre Duhalde, Poe y Discépolo

Stella como Usher
Stella como Usher
Rubén Stella ya no sale a milonguear como antes pero sigue manteniendo dos protagónicos en teatro. El Secretario de Cultura alterna entre sus trabajos de actor y funcionario, pero reconoce que uno de los dos empleos es temporario. Su agenda nunca estuvo tan convulsionada ni sus viajes a Olivos fueron tan asiduos. Sabe que no puede ausentarse de las reuniones de gabinete con la relativa libertad con la que puede faltar a un ensayo (sobre todo, con el esfuerzo que costó seguir sentando a un Secretario de Cultura en el gabinete).

El cadavérico y pálido Usher que interpreta en la sala del Actors Studio se transforma drásticamente cuando la «cuarta pared» desaparece. Stella define sus recreos actorales como «el cable a tierra» que decidió mantener cuando aceptó el cargo en la cartera de Cultura.

Los viernes protagoniza «Discépolo, la esperanza del poeta» en Colette y los sábados al atormentado Usher creado por Edgar Allan Poe. Aunque lamenta, entre otros hobbies, no poder mantener las asiduas «milongas», confiesa a este diario que «al menos, una vez por mes me voy a pegar una vuelta, si no me muero».

En el diálogo, el actor-funcionario insistió en su declaración de principios desde que llegó al gobierno: «No elijo la carrera política, yo soy actor. Acepté el cargo porque me lo pidió Duhalde y en el marco de un gobierno de transición, como recuerda el Presidente en cada reunión, trataremos de hacer lo que se pueda».

A fines del año pasado, Stella encarnaba a Poe en «Israfel» y al culminar cada función el elenco se expedía frente al público sobre la crítica situación del Teatro Nacional Cervantes. Hasta se convocaba a firmar un petitorio en contra del recorte de 13% y a favor de un presupuesto digno para la Cultura. A pocos meses del reclamo, el ahora Secretario reconoce: «Hoy estoy del otro lado. Hay que tener en cuenta que la administración anterior nos dejó una deuda enorme.

Los cambios que Stella resalta con relación a la gestión anterior radican en el reemplazo de la Dirección de Eventos Especiales por la de Industrias Culturales: «De los eventos especiales disfruta una mínima porción de la población, hay que focalizar en la industria de lo autóctono, desde el libro y el cine nacional hasta la artesanía y el tango».

El funcionario se transforma cómodamente cada sábado en el Usher fantasmal, de ojos acuosos y cabello descuidado, cuyo discurso cargado de pesadumbre resulta infinitamente convincente. Cuesta asimilar su metamorfosis en Secretario de Cultura, despojado del maquillaje y del guión, aunque parafrasea tanto a
Perón que otro guión parece ponerse en marcha: «Perón modificó su famosa frase 'Un peronista para otro peronista' por la de 'Un argentino para otro argentino'». Esa es la respuesta cuando se le pregunta si busca diferenciarse de la administración anterior, en particular, de Darío Lopérfido. El Secretario insiste, al oír este nombre, en la austeridad de la actual gestión, que marca como sueldo máximo 3 mil pesos a los empleados del Poder Ejecutivo.

Respecto de su par del Gobierno de la Ciudad,
Jorge Telerman, y los antecedentes de alguna vieja rivalidad con Cultura de Nación, Stella dice: «Con Jorge somos amigos hace muchos años; por mí, se puede quedar con todo el protagonismo. Yo estoy brindando un servicio, cuando pase este momento crítico seguiré con la actuación, que es lo que me hace bien a mí y a mi familia».

Fiel a la prédica peronista,
Stella apunta: «No hay que olvidar que son 14 millones de pobres los que no tienen para comer y son muchísimos más que los caceroleros que se quejan del corralito. Ojalá yo tuviera plata en el corralito, pero no tengo dinero ni ahí, ni en la caja de seguridad ni en el colchón».

Rubén Stella
se mueve en el escenario con la experiencia de un actor maduro que compone su personaje con más matices quizá de los que Poe habría imaginado. Hacia el final, queda sepultado bajo las ruinas de la Casa Usher. Desde luego, confía en tener mejor desenlace en el otro escenario.

Dejá tu comentario

Te puede interesar