Política

Exespía, a un paso de ser "arrepentido" en Dolores mientras la AFI se blinda

Arribas presentó una denuncia penal contra la "coach" que entrenó a Fariña por supuesta revelación de secretos de Estado. Cámara de Mar del Plata se apresta a fallar por competencia.

El fiscal federal de Dolores, Juan Pablo Curi citó para el próximo martes 14 al espía Hugo Rolando “Rolo” Barreiro, procesado por haber sido el nexo operativo en la asociación ilícita de la que participaba el falso abogado Marcelo D´Alessio. La convocatoria tiene por objetivo retomar el proceso para que el exespía sea aceptado como imputado colaborador bajo los términos de la Ley del Arrepentido. La situación implica un giro en la actitud del representante del Ministerio Público que había rechazado en un comienzo avanzar en su aceptación como “arrepentido”, hasta tanto fuera relevado del secreto de Estado por el presidente Mauricio Macri.

En prisión preventiva, Barreiro había recibido aval del juez Alejo Ramos Padilla para ampliar sus dichos y apuntar hacia la organización que él mismo admitió integrar. Esto ocurre cuando madura una definición por parte de la Cámara Federal de Mar del Plata sobre el conflicto de competencia, que puede resolver que la causa quede bajo la órbita de Ramos Padilla, se mude a Comodoro Py o se divida de acuerdo al cúmulo de delitos ligados al espionaje ilegal que han sido descubiertos. El caso está “a despacho” en la Cámara integrada por Alejandro Tazza y Eduardo Jiménez, que de no unificar criterios apelarán al juez federal de Necochea, Bernardo Bibel para desempatar.

Sorpresivamente, la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) hizo, a través de sus directivos Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, una denuncia penal en los tribunales federales de Comodoro Py por el delito de “revelación de secretos políticos y militares” contra la declaración de Florencia Guijo. Fue la abogada que se desempeñaba para el Ministerio de Planificación que afirmó que había sido contratada por la AFI para “coachear” al financista Leonardo Fariña para que declare como “arrepentido” en diversas causas y vincule maniobras ilegales con la obra pública. Ramos Padilla la imputó, le tomó indagatoria y la allanó, dado que la letrada reafirmó que había sido contratada para tal fin. La nueva causa, recayó en el juzgado a cargo de Sebastián Ramos.

Básicamente, la decisión implica que la AFI dé un paso al frente sobre el conocimiento que podría tener Guijo sobre esos “secretos” que sería un delito revelar. Una admisión de que no podría explayarse en sus dichos sin comprometer la seguridad nacional. La jugada dejó descolocados a los operadores judiciales que solo pudieron leer un intento de blindaje de la central de espías, en momento en que varias de las pistas investigadas en Dolores podrían señalar algún tipo de apoyo estatal a la organización que tenía como exponente a D´Alessio, pero cuyos lazos se extienden a Barreiro y a personal que todavía revista en la AFI como Claudio Álvarez (también procesado). La duda que persiste en el edificio de la calle 25 de Mayo es si la onda expansiva del escándalo de espionaje podría escalar a nivel jerárquico, lo que ha despertado preocupación en despachos oficiales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario