Países ricos deben financiar la lucha contra el cambio climático

Finanzas

Tras el aumento de forma insuficiente del calentamiento global, más de u$s20.000 millones deberán recibir los países en vía de desarrollo.

La financiación de la lucha contra el cambio climático que dan los países desarrollados a los países en vías de desarrollo aumentó un 2% entre 2018 y 2019, hasta totalizar u$s79.600 millones, informó este viernes la OCDE.

Los países ricos se comprometieron en 2009 a que en 2020 entregarían anualmente u$s100.000 millones a los países en vías de desarrollo para adaptarse al impacto del cambio climático, y a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Esa promesa incumplida ha sido motivo de crítica recurrente de los países pobres, primeras víctimas del impacto del calentamiento del planeta, y amenaza con ser un tema contencioso en la próxima Conferencia de la ONU sobre el clima (COP26), en Glasgow, en noviembre.

La ayuda pública y privada de los países de la OCDE (38 en total) fue de u$s79.600 millones, en 2019, el último año con datos disponibles, en comparación con los u$s78.300 millones del año anterior.

Faltan por lo tanto más de u$s20.000 millones para cumplir con los compromisos de Copenhague. Y la tasa de crecimiento de la ayuda, en términos anuales, no deja de decrecer, reconoce la OCDE.

Las cifras de la supuesta fecha límite, es decir 2020, no estarán disponibles hasta 2022, y el impacto de la pandemia del Covid-19 previsiblemente será importante.

Por regiones, Asia se llevó el 43% de la financiación, seguida de África, con el 26%, mientras que América Latina y el Caribe se situó en tercer lugar, con el 17%.

La OCDE prometió "un análisis riguroso para sacar las conclusiones de cara al periodo siguiente, hasta 2025", una vez las cifras estén listas, así como la evaluación del impacto de la pandemia del coronavirus.

Los fondos destinados a la reducción de emisiones representaron en 2019 dos tercios del total, con especial acento en los sectores de energía y transportes. En cuanto a las ayudas para adaptarse al impacto del cambio climático, éstas aumentaron un 20%, hasta los u$s20.100 millones.

La última evaluación del Programa de la ONU para el medio ambiente, publicada en 2016, estimaba que las necesidades de los países en desarrollo, solamente para adaptarse a los cambios provocados por el calentamiento del planeta, estaría evaluado entre u$s140 y u$s300.000 millones anuales de aquí a 2030.

Dejá tu comentario