Monedas de la región se devaluaron más de 1,5% por el coronavirus y le suman presión al peso argentino

Finanzas

Las monedas latinoamericanas cayeron en medio de la expansión del coronavirus, lo cual impacta de lleno en el peso argentino, regulado por el BCRA.

Las monedas de América Latina cayeron con fuerza este jueves en medio de la expansión del coronavirus en EEUU y la región, lo que le suma presión al peso argentino, regulado por el Banco Central.

La propagación mundial del nuevo coronavirus terminó con las esperanzas de un crecimiento más fuerte este año y mantendrá el aumento de la producción mundial en 2020 a su ritmo más lento desde la crisis financiera de 2008-2009, proyectó el miércoles la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva.

"El crecimiento mundial en 2020 caerá por debajo de los niveles del año pasado, pero todavía es difícil predecir hasta dónde caerá y cuánto tiempo durará el impacto", dijo Georgieva.

La cifra de muertos debido al brote subió a 11 el jueves en Estados Unidos y California reportó el primer fallecimiento fuera del estado de Washington, un día después de que los legisladores aprobaron financiamiento por 8.300 millones de dólares para combatir al coronavirus.

Frente a este contexto, el real brasileño cayó 1,5%, a un nuevo mínimo de 4,65 unidades por dólar. Sucedió en medio de expectativas de un recorte de tasas de interés por parte del banco central local, que intervino en el mercado para acotar la volatilidad de la moneda.

En México, por su parte, el peso se depreció por tercera sesión consecutiva, un 1,7%, y cotizó en 19,85 por dólar.

"El sorpresivo recorte de los tipos de la Fed alimenta perspectivas de que los bancos centrales latinoamericanos se alineen al ciclo expansivo de política monetaria", dijo Monex en un reporte. "El abrupto recorte de la Fed genera la visión de que el impacto es más preocupante de lo previsto inicialmente", agregó.

Paralelamente, el peso colombiano se depreció un 1,8% y marcó un mínimo cierre histórico de 3,54 unidades por dólar, mientras que el peso chileno cerró las operaciones del jueves con un retroceso del 0,8%, a 823,20/823,50 unidades por dólar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario