Las criptomonedas "pueden venirse abajo", pronosticó el autor de "La gran apuesta"

Finanzas

El escritor y periodista financiero remarcó que "las criptomonedas son un acto de fe, como el oro, como el dólar". Ante lo cual, advierte que "podrían venirse abajo" en cualquier momento.

El escritor y periodista financiero Michael Lewis comenzó su carrera en el banco de inversión multinacional Salomon Brothers en la década de 1980 y trabajó como vendedor de bonos durante algunos años después. Su primera obra publicada con éxito, Liar's Poker (El Póquer del mentiroso), narraba sus experiencias en Wall Street durante ese período y ponía de manifiesto muchas de las fallas del sistema financiero.

Desde entonces ha escrito muchos libros, a menudo centrados en las fallas y anomalías del sistema financiero o político de Estados Unidos, entre los que se encuentran best sellers como Boomerang, The Blind Side, The Big Short ("La gran apuesta") y Moneyball.

Recientemente, el autor se refirió a la floreciente clase de activos de criptomoneda tras observar el debate entre los partidarios de esta forma de moneda libertaria y sus escépticos en los últimos años, según publicó Investing.

Lewis entiende a los mercados

No es de extrañar, por tanto, que este autor con una sólida formación en finanzas haya comentado ahora las criptodivisas. En su podcast, "Against the Rules", dijo: "Las criptomonedas son un acto de fe, como el oro, como el dólar".

El oro es el medio de intercambio más antiguo del mundo, que data de antes de los tiempos bíblicos. El valor del oro proviene de una larga historia de fe en que el metal es un depósito de valor y un símbolo de riqueza. Los bancos centrales y los gobiernos validan el papel del oro en el sistema financiero mundial, ya que mantienen el metal como parte integrante de las tenencias de divisas. En los últimos años, los gobiernos han sido compradores netos de oro, ya que el precio pasó de 252.50 dólares en 1999 a más de 2,000 dólares por onza en el máximo más reciente.

El dólar estadounidense ha sido una moneda fiduciaria desde principios de la década de 1970, cuando el presidente Richard Nixon lo sacó del patrón oro. El valor de las monedas fiduciarias proviene de la plena fe y el crédito en los países que emiten la moneda de curso legal. La estabilidad del sistema político y económico estadounidense ha convertido al dólar en la moneda de reserva del mundo. Lewis pone el oro, el dólar y los criptovalores en la misma categoría: un acto de "fe".

La clase de criptoactivos podría esfumarse

La fe -o una fuerte creencia y confianza en Dios o en las doctrinas de la religión- se basa en factores espirituales más que en pruebas empíricas. Lewis advirtió que la clase de activos de criptodivisas basada en la fe "podría venirse abajo", ya que la fe puede ser voluble.

Es una posibilidad real: Ray Dalio

Ray Dalio, uno de los gestores de fondos de cobertura más exitosos, ha calificado el ascenso de la clase de activos de criptodivisas como "muy impresionante". Sin embargo, también ha dicho: "Si realmente tiene éxito, lo matarán y tienen formas de matarlo". El "ellos" al que se refiere Dalio son los gobiernos.

Al emitir su opinión sobre las criptomonedas, Lewis estuvo esencialmente de acuerdo con la evaluación de Dalio, diciendo lo mismo aunque quizás con más suavidad: "Es difícil juzgar -imposible juzgar- si esa fe es sostenible o no. Pero cuanto más dure, más amenaza supondrá para el orden financiero existente".

La cuestión central es el control

Lewis no se equivoca. En general, el poder gubernamental proviene de los militares que apoyan el liderazgo y el control de la oferta monetaria que es una fuente de poder integral, lo que permite a los líderes ampliar o contraer la oferta monetaria para lograr el dominio económico.

Las criptodivisas presentan un dilema ideológico para los países, ya que devuelven el poder de la oferta monetaria al mercado colectivo. Los valores de las criptodivisas son únicamente una función de las ofertas y demandas de los tokens.

Aunque hay un amplio apoyo a la tecnología Blockchain porque mejora la eficiencia, el mantenimiento de registros y la velocidad de las transacciones, las criptomonedas son menos populares o confiables, a pesar de que se basan en la misma tecnología Blockchain. Como señala Lewis, realmente son un acto de fe en varios niveles para los inversores interesados.

A continuación, señaló algunos aspectos positivos de la clase de activos digitales:

"(Se) eliminan los intermediarios. Si se opera en una bolsa de criptomonedas, se tiene una cuenta con la bolsa; no se tiene una cuenta con un corredor de bolsa que mueve el material dentro y fuera de la bolsa. No hay operadores de alta frecuencia que estén pagando a la bolsa de criptodivisas por una información más rápida sobre la bolsa. Aquí no se da todo el jaleo del mercado de valores".

Aunque Bitcoin (BTC) fue la primera criptodivisa, hoy en día, más de 19.100 otros tokens están flotando en la clase de activos que ha crecido exponencialmente. Los mismos dos factores que impulsaron a BTC de cinco centavos en 2010 a casi 69.000 dólares por token en noviembre de 2021 siguen siendo un catalizador para toda la clase de activos: la ideología y la especulación.

Cualquiera que invierta en criptomonedas debería tener en cuenta esos catalizadores y prestar atención a la advertencia de Lewis.

Dejá tu comentario