Economía suma figura clave con experiencia sobre deudas soberanas

Finanzas

En el marco de ciertas dificultades en el proceso de colocación de deuda, Massa suma a un funcionario que participó en reestructuraciones previas en 2010 y 2019.

El kirchnerismo suma un representante en el ámbito del ministro de Economía, Sergio Massa, quien tiene el poder de la cartera que encabeza, sin dudas, pero es objeto constante de sucesivas presiones por parte del ala más dura del Gobierno que siempre busca poner su impronta en temas clave. Y este lunes se publicó en el Boletín Oficial una novedad que reafirma esa tendencia.

Se trata del Decreto 783/2022, que designó, a partir del 1° de octubre de 2022, en el cargo de Subsecretario de Programación Macroeconómica de la Secretaría de Política Económica del Ministerio Germán Plessen, un economista de 44 años formado en La Gran Makro, el think tank de la Cámpora.

Plessen se formó como economista en La Universidad de Buenos Aires (UBA) y estudió también en la Di Tella. Había sido designado en 2013 por Cristina Kirchner como subsecretario de Finanzas y luego ejerció como asesor de la Unidad de Reestructuración de Deuda durante la gestión de Axel Kicillof.

massa.jpg

Luego, desde 2015 hasta septiembre de este año, se desempeñó en distintas consultoras del sector privado, como Balanz, Deloitte, Puente y Economía y Regiones, y como productor independiente el último año y medio hasta su nombramiento de este martes como Subsecretario de Programación de Política Macroeconómica de Massa.

No es un dato menor que Plessen se sume al equipo de Economía en este momento en que el Gobierno enfrenta dificultades para colocar deuda del Tesoro y en el mercado gana fuerza la tesis de una reestructuración de deuda.

Ya había tenido participación en la reestructuración que el Gobierno llevó adelante en 2010 y había sido convocado en 2019 junto a Adrián Cosentino por Guillermo Nielsen como asesores para enfrentar una reestructuración de deuda muy compleja que llevó adelante en ese momento.

Teniendo en cuenta que los grandes fondos salieron a decir en los últimos días que no respaldarían una nueva reestructuración de la deuda, el Gobierno sabe que tiene un rumbo difícil si en algún momento tiene que ir por ese camino. Es probable que no le toque esa tarea a la actual gestión, pero ante las dificultades que viene enfrentando en los procesos de colocación, es el mejor momento para apelar a quienes ya tienen experiencia en negociaciones anteriores.

Dejá tu comentario