4 de diciembre 2022 - 12:40

Dólar: cuatro claves para el blue y el oficial en el corto plazo

Diciembre trae elementos estacionales para el dólar blue, como el aguinaldo. Este año, juegan otras variables. Así será la dinámica entre el informal y el oficial

dolar-inversiones-finanzas-dolar blue.jpg
NA

En los últimos días, el dólar blue, que venía en alza y llegó a cotizar $320 para la venta hace menos de una semana, volvió hasta los $308/312 que marcó este viernes. En tanto, el tipo de cambio oficial sigue apreciándose a un ritmo promedio superior al 6% mensual. Diciembre suele ser un mes particular para las plazas alternativas por cuestiones estacionales, pero este año se suma un elemento adicional: el dólar soja 2. Y, en la City, los analistas empiezan a delinear las tendencias del último mes de este año para el oficial y el blue.

Tal como describe el economista de la consultora Invecq, Juan Pablo Albornoz, a Ámbito, “en noviembre, el Gobierno nos mostró una vez más que su principal política económica es no devaluar y sale por la tangente con tipos de cambio diferenciales”. En ese marco, implementó un dólar a $230 para los sojeros.

La primera versión del dólar soja generó un escenario de pax cambiaria en septiembre, producto del efecto del programa en los dólares alternativos, y el Banco Central (BCRA) aprovechó esa situación para acelerar el crawling-peg (ritmo de microdevaluaciones diarias del dólar oficial), llevándolo por encima de la inflación en un intento por reducir la brecha cambiaria.

Dolares soja.jpg
El dólar soja permitió al BCRA recuperar sus reservas en su primera edición.

El dólar soja permitió al BCRA recuperar sus reservas en su primera edición.

Pero, el dólar soja 2 no llega en exactas circunstancias y, diciembre, como se dijo, es un mes particular. En ese contexto, estos elementos van a jugar marcar la dinámica del blue y el oficial, según el mercado: el pago de aguinaldo, la tasa de política monetaria e inflación, las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el programa de incentivo a exportadores sojeros.

Dólar blue y aguinaldo: demanda de pesos con efecto búmeran

La demanda de pesos es uno de los componentes estacionales de diciembre. “Estamos en un momento en el que la necesidad de moneda local es más alta por el pago de aguinaldos y bonos de fin de año”, describe Sebastián Menescaldi, economista y director de EcoGo.

Tal como sucede todos los años, en diciembre puede consolidarse una leve baja del blue al inicio del mes, porque las empresas se desprenden de los dólares para tener liquidez en pesos, pero el economista Federico Glustein advierte que, “una vez que el pago de las obligaciones de fin de año se concreta, se suele empezar a acelerar la demanda de dólares por turismo y dolarización de activos”, lo que podría presionar al blue a la suba.

Por otro lado, sin dudas, quienes puedan comprar dólar ahorro (aunque son cada vez menos) también irán con parte del aguinaldo a obtener su cupo de u$s200 permitido, lo que también generaría una presión al alza para el tipo de cambio oficial por un aumento de la demanda.

aguinaldojpg.jpg
El pago del aguinaldo inyecta pesos en el mercado.

El pago del aguinaldo inyecta pesos en el mercado.

Albornoz, menciona, además, que un elemento a observar es la dinámica que imprime a los dólares alternativos la dificultad para el acceso al mercado oficial de los importadores que están restringidos desde la implementación del nuevo Sistema de Importaciones (SIRA).

La política de tasas: ¿alcanza para contener el precio?

En respuesta a esos puntos de salida de dólares, el BCRA ha aplicado una política de tasas bastante agresiva. “Obviamente, que tenemos una variable esencial a favor, que es la tasa del 75%, con una TEA del 107%”, señala Glustein en este sentido. Pero advierte que las licitaciones de deuda se están complicando más y muchos inversores buscan dolarizarse en lugar de ir a instrumentos en pesos.

“La dificultad para colocar deuda y la caída de los bonos hace que el BCRA tenga que emitir más pesos, lo que seguramente influya en las cotizaciones del blue”, prevé Glustein. Así, la tasa como dique de contención para los mercados paralelos podría no ser tan efectiva.

Y acá aparece la variable de la inflación también. Que se logre bajar el nivel de evolución de precios es determinante para que la política de tasas sea eficiente porque tiene que ser positivo el rendimiento mensual para que convenza al inversor. Por ahora, está en el 6,25% mensual, por lo que casi empatan y, si el dato de precios de noviembre está por debajo del 6% como se espera, mejorará la relación.

Sin embargo, el economista Christian Buteler observa que “seguimos teniendo una indexación de la economía alta”. A esto se le suma una mayor emisión de pesos como consecuencia del dólar soja, que también presiona en los precios de la economía. Entonces, teniendo en cuenta esas variables, y que, tal como él postula “el dólar es un precio más de la economía”, espera que los alternativos terminen el año entre $345 y $360, con un blue que busque alcanzarlos, pero que podría quedar por detrás en torno a los $330, según algunos analistas.

El dólar oficial, presionado por las exigencias del FMI

Ya que es la cotización que “conduce” el BCRA, es esperable que la variable del FMI incida principalmente en la evolución del oficial. “Ese dólar se va a apreciar al mismo ritmo de noviembre, cuando se ubicó por encima del 6%, o similar, y esto apunta a cumplir con lo que pide el Fondo, que es acelerar el ritmo de devaluación, reducir la brecha y salir, en algún momento, de la pluralidad de tipos de cambio”, describe Glustein.

Así, la cotización terminaría el año en torno a los $180 (tomando un punto medio entre el oficial mayorista y el minorista). “En conclusión, es previsible que, hacia fin de año, el Central mantenga al oficial corriendo aproximadamente al 6,5% mensual mientras compra dólares a $230”, anticipa Albornoz.

Dólar soja 2: una inyección de pesos

Aquí aparece otro elemento clave para el tipo de cambio oficial, pero también para el blue: la implementación del dólar soja 2 en el marco del Programa de Incentivo a las Exportaciones Sojeras. Y es que, de alguna manera el precio más alto que le paga el Central al sector mete presión para acelerar la evolución del oficial porque, si avanza más rápidamente el de ese dólar reduce el costo del programa y porque es una manera de reconocer la devaluación rezagada que tiene la Argentina en la actualidad.

Pero, por otro lado, la baja de la cotización del informal se debe, en parte, a un “wait and see” del mercado, que quiere evaluar qué puede pasar y hacia dónde irán los pesos excedentes que inyecta el dólar soja 2. Buteler explica que “esta semana se darán las primeras recepciones de pesos del dólar soja 2 por parte de los productores y veremos cuánto de eso termina presionando sobre el tipo de cambio paralelo”.

A modo de precuela, aporta que, en septiembre (con el dólar soja 1), desde el noveno día del mes, comenzó a subir la cotización en torno al 10% producto de la mayor presión que generó el programa y no descarta que esa dinámica se repita.

dólar-ahorro-inversiones-finanzas
Parte del aguinaldo irá a los dólares alternativos, sobre todo, al blue.

Parte del aguinaldo irá a los dólares alternativos, sobre todo, al blue.

Así, si bien Fabio Rodríguez, director de MyR Consultores, apunta que “la medida trae algo de respiro de corto plazo en lo cambiario, y en lo fiscal (porque van más pesos para el Tesoro), similar a lo que pasó con el dólar soja 1”, alerta que ahora es distinto porque se viene de un despertar de los dólares financieros y de una perdida de reservas, con dudas crecientes en el mercado sobre el destino de la nueva montaña de pesos que se van a emitir, a lo que se suma la suba de demanda estacional de divisas por turismo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar