Para inversores locales: en qué poner a trabajar los dólares para ganarle a la inflación de EEUU

Finanzas

Si bien el dólar ofrece mayor seguridad contra la acelerada pérdida de valor del peso argentino,  la inflación récord de Estados Unidos obliga también a buscar alternativas de inversión.

Entre la semana pasada y principios de esta semana comenzó a observarse un recalentamiento de la búsqueda de cobertura cambiaria, luego de casi tres meses de dólar calmo y contexto atractivo para realizar "carry trade" con títulos en pesos. Si bien el "billete verde" ofrece mayor seguridad contra la acelerada pérdida de valor de la moneda argentina, la inflación récord de Estados Unidos obliga también a buscar alternativas para "poner a trabajar" esos dólares.

En efecto, los precios en la principal potencia mundial están subiendo a un ritmo anual del 8,5%, el más alto en 40 años. Maximiliano Donzelli, jefe de Research en IOL invertironline, aclaró en diálogo con Ámbito que hoy "ninguna inversión tradicional de renta fija funciona de cobertura, ya sea porque tienen un rendimiento inferior a la inflación o porque su riesgo es alto".

En ese marco, el especialista ve con buenos ojos tomar exposición en algunos bonos corporativos, u Obligaciones Negociables (ON), que empatan u superan al índice de precios norteamericano.

Para un perfil de inversor moderado, desde la sociedad de bolsa recomiendan incorporar deuda de Celulosa (CRCEO), IRSA (RPC2O) y Pampa Energía (PTSTO). Según detallaron en un reciente informe, esta cartera brinda un rendimiento anual estimado del 8,6% en dólares y tiene un vencimiento promedio ponderado de 1,4 años.

Paralelamente, para un perfil más arriesgado, IOL sugiere un portafolio con deuda de las empresas Celulosa (CRCEO), IRSA (RPC2O) e YPF (YCA6O). con un rendimiento anual estimado del 11,9%.

En este caso, la cartera ofrece un retorno tentativo de 11,9% y un vencimiento ajustado de 2,1 años. "Lo particularmente interesante de esta cartera es que, a pesar de tener un vencimiento más lejano (generando más riesgo), el flujo es constante evitando que vencimientos se acumulen en un único periodo", acotó Donzelli.

Con una mirada similar, desde Portfolio Personal Inversiones (PPI) recomiendan depositar 2/3 de la cartera en dólares en Obligaciones Negociables.

"Particularmente estamos recomendando los papelesTelecom, Capex, CGC, que vencen entre 2024 y 2025, y Pan American, que vence en 2027. Esta cartera tendría un retorno superior al 8%", profundizó Lucas Caldi, Corporate Credit Team Leader de la entidad.

Asimismo, también ve atractivo en las ON de Banco Macro, que rinden un 9,5% anual aproximadamente, aunque aclaró que esta inversión requiere un mínimo de 150.000 bonos, por lo cual "no es para cualquiera, sino para grandes inversores".

El tercio restante PPI sugiere invertirlo en títulos públicos sub-soberanos. "Recomendamos distribuir un 20% en el bono de Córdoba 2026, 60% en los dos bonos de Neuquén a 2030 (35% en el que no tiene garantías pero rinde más y 25% en el que sí tiene garantías), y el 20% restante en el Ciudad de Buenos Aires 2027".

Según Caldi, el retorno promedio ponderado de esta cartera sería superior al 13%. Sin embargo, advirtió nuevamente que un inversor minorista solo podría apostar por el instrumento de Córdoba o por el de Neuquén sin garantías.

En cuanto a la renta variable, el presidente de WISE, Walter Morales, expresó que en este contexto "lo mejor es estar cash (efectivo) y esperar a que las acciones toquen piso para rearmar cartera".

"Si bien Wall Street, en promedio, sube en torno al 14% anual, estamos en pleno proceso de una Reserva Federal que va a ser más agresiva con los aumentos en la tasa de interés, y esto puede hacer que el S&P 500 continúe bajando. Si igualmente se quiere invertir, un buen vehículo para ganarle a la inflación son las acciones bancarias, como Wells Fargo y Citi", señaló a este medio.

Vale recordar que, los tipos de cambio financieros (CCL y MEP) registraron en abril su mayor suba mensual desde noviembre de 2021, y exhibieron una notable volatilidad desde el martes de la semana pasada.

En cuanto a los factores locales que trajeron inestabilidad en el mercado cambiario se destacan el salto inflacionario, algunas dudas respecto del cumplimiento de las metas acordadadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en materia fiscal y de acumulación de reservas, y las tensiones al interior del oficialismo.

Asimismo, también tuvo impacto el escape al riesgo a nivel global en medio de la guerra en Ucrania, el rebrote de Covid-19 en China y la suba de tasas en EEUU, todos hechos que hicieron fortalecer al dólar en el mundo.

Dejá tu comentario