Por desplome del Bitcoin, El Salvador ya perdió lo mismo que necesita para pagar intereses de un bono

Finanzas

La caída de un 40% del BTC desde finales de marzo profundizó las pérdidas acumuladas de las tenencias del Gobierno del presidente Nayib Bukele a cerca de u$s40 millones, de acuerdo a estimaciones de Bloomberg.

Pese a que El Salvador continúa con su apuesta por el Bitcoin con nuevas compras en las últimas horas, el desplome a niveles de hace 16 meses ya le costó al Gobierno lo suficiente como para cubrir su próximo pago de intereses a los tenedores de bonos.

La caída de un 40% del BTC desde finales de marzo profundizó las pérdidas acumuladas de las tenencias del Gobierno del presidente Nayib Bukele a cerca de u$s40 millones, de acuerdo a estimaciones de Bloomberg.

Se trata de un poco más que el pago del próximo cupón de su deuda externa, de u$s38,25 millones con vencimiento el 15 de junio en notas con vencimiento en 2035.

Bukele ha puesto a la administración nacional a gastar alrededor de u$s105 millones para la compra de Bitcoins desde que se transformó en el primer país del mundo en convertir el token en moneda de curso legal en septiembre. Y desde aquel momento, la criptomoneda cayó 45%. De esta manera, el valor de los 2.301 bitcoins del país se redujo a unos u$s 66 millones.

Compra de 500 bitcoins

A pesar de las pérdidas, El Salvador anunció este jueves la compra de 500 Bitcoins por u$s15,3 millones, aprovechando la caída en el precio de la criptomoneda que tiene curso legal en el país. La novedad fue comunicada por el presidente Bukele.

El Salvador "acaba de comprar" en momentos de una caída en su valor "500 monedas a un precio promedio de 30.744 dólares", indicó el mandatario en su cuenta de Twitter.

Esta no es la primera vez que el gobernante anuncia la compra de esta criptomoneda cuando su precio está a la baja. Ya en enero pasado compró 410 bitcoines cuando cada uno rondaba los 36.456 dólares. Con la última adquisición, El Salvador posee 2.301 bitcoines.

Moody´s recortó nota de deuda

Días atrás, Moody's recortó la nota sobre la deuda en El Salvador y elevó el riesgo de impago para la devolución de u$s800 millones el próximo mes. En concreto, la agencia calificadora cambió la calificación a Caa3 desde Caa1, ante "la mayor probabilidad de un evento crediticio: reestructuración, cambio en dificultades o incumplimiento".

"La decisión de Moody's de rebajar las calificaciones de El Salvador refleja un aumento de la probabilidad de que se produzca un evento crediticio - reestructuración, canje de deuda o impago - con una gravedad relativamente alta", indicó en un comunicado.

Agregó que El Salvador "se enfrenta a un difícil calendario de amortización de la deuda con vencimientos de bonos en 2023 y 2025 en un contexto de continuas tensiones de financiación y necesidades de financiación persistentemente elevada".

El plan de Nayib Bukele, presidente de la nación, pasaba por adoptar el bitcoin como moneda legal y lanzar una emisión de 1.000 millones de dólares en la divisa digital. Después de cinco meses desde el anuncio, no hay noticias de la colocación. El Gobierno ha retrasado los planes para vender el bono y el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, dijo este lunes que la caída del precio de la criptomoneda estaba afectando la demanda de los inversores.

El Gobierno centroamericano había programado el lanzamiento sin precedentes de un bono de 1.000 millones de dólares entre el 15 y el 20 de marzo, pero la guerra entre Rusia y Ucrania y la volatilidad de la criptomoneda le empujaron a cambiar la fecha. Además, tampoco ha presentado en el Congreso una ley que avale la emisión.

El abrazo al bitcoin de Bukele no solo era la tabla de salvación para evitar la quiebra del país, sino la apuesta de futuro para convertir al pequeño país centroamericano en un centro mundial financiera gracias a la criptodivisa. Junto a la emisión de 1.000 millones, el presidente anunció la construcción de Bitcoin City, cerca del volcán Conchagua, para proporcionar energía para la minería de divisas digitales. Será una ciudad libre de impuestos. El único impuesto será el IVA con un tipo del 10% para financiar la construcción y los servicios de la ciudad.

La caída del precio de la deuda salvadoreña solo ha sido superada por la de los bonos de Ucrania desde el estallido de la guerra con Rusia. De hecho, los bonos de referencia de El Salvador con vencimiento en 2032 cotizan en mínimos históricos, al 40% de su valor nominal, lo que sugiere que los inversores se están preparando para el incumplimiento.

El presidente del banco central de El Salvador, no obstante, ha asegurado que existe un “riesgo cero” de que el país deje de pagar a sus acreedores.

Dejá tu comentario