Filial de Google en Rusia se declara en quiebra tras la confiscación de sus cuentas

Finanzas

En una nota de prensa, la compañía avisó que declarará la bancarrota porque "la confiscación de nuestra cuenta bancaria por parte de las autoridades rusas". Como respuesta a las sanciones económicas que provocaron un éxodo de compañías, Rusia advirtió que podría tomar el control de sus activos de las que quedan en el país.

Google anunció que su filial en Rusia se declarará en bancarrota debido a que no puede pagarle a sus proveedores ni a su personal. Google LLC presentó aviso de intención de declarar la bancarrota ante el ente regulador Fedresurs, según informó la prensa rusa.

En una nota de prensa, la compañía avisó que declarará la bancarrota porque “la confiscación de nuestra cuenta bancaria por parte de las autoridades rusas le ha hecho imposible a nuestra oficina en Rusia funcionar, incluyendo emplear y pagar a empleados basados en Rusia, pagarle a surtidores y vendedores y cumplir con otras obligaciones financieras”.

Google, que previamente había suspendido sus operaciones en Rusia, avisó que continuará prestando sus servicios gratis allí incluyendo Search, YouTube, Gmail, Maps, su servicio operativo Android y su tienda de apps Play.

La decisión de declararse en bancarrota no se tomó hoy. La oficina de Recursos Federales indicó que la empresa lo consideró desde el 22 de marzo. Aunque Google no cerrará toda la operación en Rusia, la causa de su salida es una advertencia de lo que podría ocurrir al resto de tecnológicas.

¿Nacionalización de empresas extranjeras?

Como respuesta a las sanciones económicas que provocaron un éxodo de compañías occidentales, Rusia advirtió que podría tomar el control de sus activos. Un proyecto de ley anunciado en febrero permite a tribunales rusos designar administradores externos en empresas que suspendan operaciones.

Ya el 10 de febrero, la comisión legislativa del gobierno ruso aprobó un conjunto de medidas legislativas que eventualmente podrían conducir a la nacionalización de empresas extranjeras que abandonen Rusia o suspendan sus operaciones comerciales. Una vez aprobadas por la Duma y el Senado, estas medidas buscan nacionalizar las empresas que están en manos de empresas matrices extranjeras (más del 25 % de la propiedad accionaria) de países de “gobiernos hostiles”. El proyecto legislativo ya está disponible para su revisión y prevé que se pueda instalar una gestión externa en las empresas a efectos de su nacionalización.

Aunque algunos expertos anticipan que Rusia no se atrevería a nacionalizar las empresas occidentales, muchas no quieren correr el riesgo.

Temas

Dejá tu comentario