Para inversores: ¿qué instrumentos dan cobertura cambiaria y les ganan a los dólares paralelos?

Finanzas

En este contexto de incertidumbre, muchos pequeños ahorristas aversos al riesgo perciben la necesidad de comprar moneda estadounidense en los mercados paralelos. Sin embargo, ¿es esta la mejor opción?

El endurecimiento de las restricciones a la circulación para frenar la segunda ola de Covid-19 genera un escenario de incertidumbre en materia económica, que llevó al dólar CCL a registrar este viernes su mayor suba semanal en tres meses. En este contexto, muchos pequeños ahorristas aversos al riesgo perciben la necesidad de comprar moneda estadounidense en los mercados paralelos ante las dificultades para acceder al mercado oficial. En ese sentido, cabe preguntarse si es esta la mejor opción para proteger el poder adquisitivo y qué alternativas más rentables hay en el mercado.

Durante el último año, el dólar “contado con liqui” (CCL) y el “bolsa” (MEP) exhibieron incrementos del 39% y del 38%, respectivamente, por debajo de lo que aumentaron los precios desde mayo de 2020. Asimismo, el blue trepó apenas 22,5%, incluso por detrás del retorno anual que ofrecía un plazo fijo hace un año. Si bien las decisiones se toman mirando hacia adelante, lo que ocurrió en el pasado también sirve como termómetro para analizar las inversiones. Siguiendo esta lógica, tampoco se deben despreciar las sucesivas devaluaciones bruscas del peso que atravesó Argentina en los últimos años.

Mientras sigan ingresando dólares por exportaciones, el Banco Central va a seguir teniendo mayor poder de fuego para sostener los casi imperceptibles ajustes diarios del tipo de cambio oficial, en línea con el objetivo de reducir las presiones inflacionarias. Las dudas giran en torno a lo que ocurrirá cuando finalice definitivamente la cosecha gruesa y, fundamentalmente, luego de las elecciones legislativas.

La efectividad de las recientes medidas sanitarias resultará clave para la formación de expectativas ya que si las mismas se extienden demasiado, el Gobierno deberá incrementar el gasto para asistir a familias y empresas afectadas, y parte del mercado considera que ese excedente de pesos presionará sobre los dólares paralelos. Asimismo, la evolución de las negociaciones con los organismos internacionales será otra de las variables a monitorear.

Para inversores conservadores

El analista de Delphos Investment, Leonardo Chialva, sostuvo en diálogo con Ámbito que la decisión de comprar dólares u optar por algún otro instrumento depende fundamentalmente de la propensión al riesgo del individuo. “Alguien muy conservador diría que no va a poder salir del dólar. Otro podría elegir esperar el mejor momento para comprar ese dólar; si le parece caro puede optar por colocar sus pesos momentáneamente en algún instrumento que ajuste por inflación (CER)”, ejemplificó.

De manera similar, el Estratega en Jefe de Cohen, Martín Polo, también marcó como atractiva la opción de los bonos CER “ya que con ellos cuidás tu capital y además, si se dispara un poco el MEP y la brecha cambiaria, seguramente eso también presione al alza la inflación”.

Por su parte, el especialista en finanzas y fundador del portal interfinance, Sergio Morales, aseguró que “cualquier inversión que otorgue un mínimo rendimiento constituye una mejor opción que el dólar ‘colchón’ ya que siempre es preferible que el dinero se encuentre trabajando a que no lo esté”. En ese sentido, detalló que “para el inversor minorista que quiere ahorrar y/o monetizar sus ahorros incluso con muy bajo riesgo existen instrumentos simples y seguros como Fondos Comunes de Inversión (FCI) que se componen en parte con letras del tesoro norteamericano que ofrecen un rendimiento del 2% al 4% anual en dólares”.

Para perfiles más arriesgados

Para individuos que están dispuestos a asumir un mayor riesgo, Morales resaltó la existencia de algunos bonos corporativos de "empresas de primera línea como IRSA o Genneia, cuyos retornos hoy se encuentran entre el 12% y 13% en dólares". Sin embargo, el analista aclaró que esas elevadas tasas se relacionan con las dificultades que estas firmas tienen para comprar dólares oficiales en el país y la posibilidad de que esto las obligue a reestructurar sus pasivos.

Cedears, la figura del mercado

Por otro lado, Federico Garay, integrante del equipo de research de InvertirOnline, destacó a los Cedears de empresas extranjeras que cotizan en la plaza doméstica. "El mercado de los Cedears se volvió muy líquido en el último año y representan una oportunidad no solo para obtener buenos rendimientos a través de acciones de EEUU sino también para buscar cobertura cambiaria con activos que tienen baja volatilidad", aseveró.

Puntualmente, recomendó el Cedear de Cola-Cola ya que con un "beta" (indicador de sensibilidad de la acción con respecto al mercado) inferior a 0,7 representa un buen activo, más teniendo en cuenta que "el sector de consumo básico sin duda va a obtener cada vez más preponderancia a medida que se vaya reactivando las economías de los países desarrollados".

"Otro Cedear interesante es el de Barrick Gold para obtener exposición indirecta al oro que, sin dudas, ya revirtió su tendencia bajista ante la debilidad del dólar y el aumento de la inflación en EEUU, y representa una reserva de valor en ese contexto", agrego el analista.

Polo también sugirió a los Cedears como el instrumento más atractivo para un pequeño inversor que busca cobertura. “Con los Cedears te cubrís del riesgo de suba del CCL y al mismo tiempo aprovechás el buen contexto internacional para las acciones globales. En especial recomendamos la cartera que invierte en el S&P y, para los más arriesgados, la cartera que invierte en Brasil y en oro, teniendo en cuenta que las mineras están rindiendo muy bien”.

A pesar de sus ventajas, Chialva advirtió que “el Cedear es una inversión en dólares pero tiene el subyacente de que es una acción, que puede subir, bajar o mantenerse estable". "Toda vez que uno invierte en renta variable tiene que estar dispuesto a soportar pérdidas, que se suponen transitorias para los activos de países desarrollados. A veces la recuperación del capital puede tardar un año y a veces tres”, señaló.

En resumen, para aquellos inversores más aversos al riesgo existe la posibilidad de diversificar su cartera con FCI o bien de esperar hasta que las diferentes cotizaciones del tipo de cambio se acomoden y mientras acudir a títulos en pesos ajustables por CER, que ofrecen rendimientos reales positivos. Mientras tanto, para los más dispuestos a aceptar riesgos hay una amplia variedad de instrumentos que ofrecen cobertura cambiaria y que además pueden dar rendimientos positivos extraordinarios en dólares. Entre estos últimos, los Cedears parecen ser la figura del mercado.

Dejá tu comentario