La moratoria amplia va de la mano con la reactivación económica

Finanzas

El anteproyecto que se conoce establece como fecha de "corte" para la deuda a regularizar el 31/5/20 y el tiempo máximo para el acogimiento es el 31/10/20.

Los evidentes perjuicios que la pandemia está provocando sobre la economía, enfatizando la recesión preexistente, tienen un efecto directo sobre la recaudación tributaria, no solamente por la reducción de la actividad si no por la falta de pago de las obligaciones por parte de los contribuyentes al no obtener ingresos o que de obtenerlos, resultan exiguos para mantenerse a flote.

Como surge de un reciente estudio de la UIA que dio a conocer Ambito Financiero, tan solo el 17% de la industria opera a nivel prepandemia, de manera que el 83% de la actividad productiva se ve afectada en mayor o menor medida; es más, 20 puntos de los 83 se encuentra sin producir.

Esta situación genera una notoria merma en la capacidad de pago de los contribuyentes, con relación a las obligaciones corrientes de todo tipo que van conformando un pasivo fiscal, que en muchos casos se suma a deudas anteriores con el fisco, que será necesario regularizar a través de medidas excepcionales, como la ha entendido el Gobierno, abocándose a la reformulación de la moratoria con vigencia hasta el 30 de junio, según un anteproyecto de ley que ha trascendido.

El objetivo es no restringir el acceso a la regularización de deudas impositivas, aduaneras y de la seguridad social sólo a las MiPymes sino incluir a todos los sectores y las personas humanas, si bien para las empresas existe una diferencia en las facilidades según se cuente o no con el certificado MiPyme. Lo cierto es que es amplia y es una medida necesaria ante la coyuntura. La incógnita es si es pagable en el marco de una economía que permanezca recesiva, ya que es muy difícil proyectar cuándo decir que se trasunta el tiempo de la pospandemia, que el virus está dominado o aletargado o minimizado.

Claro que no se desconoce que los recurrentes ciclos inflacionarios siempre ayudaron a licuar la deuda a largo plazo, pero en el corto plazo a estas medidas extraordinarias las deben acompañar decisiones que procuren la recomposición de la economía. El contribuyente moroso, en la actualidad por causa de fuerza mayor, además de saldar su deuda con el Fisco debe cumplir con las obligaciones corrientes y para la mayoría de ellas es preciso contar con el flujo de fondos suficientes.

Deudas comprendidas

El anteproyecto que se conoce establece como fecha de “corte” para la deuda a regularizar el 31/5/20 y el tiempo máximo para el acogimiento es el 31/10/20, pero aún debe pasar por el debate parlamentario que si bien se descuenta será rápido no necesariamente se corresponda con las distintas fechas estipuladas en el mismo, de manera de no quedar desfasadas. Es decir por un lado muy lejana y por otra muy próxima al vencimiento para adherir.

Por eso y ante la incertidumbre que impone el coranavirus sería aconsejable no fijar días determinados para el corte, el acogimiento o el pago a cuenta, pero sí para las cuotas, sino establecer plazos anteriores o posteriores a su entrada en vigencia lo que facilitaría la adhesión de deudas más cercanas a su implementación definitiva.

Así por ejemplo, que comprenda a todos las obligaciones cuyos vencimientos operaron hasta los 45 días corridos anteriores a la vigencia. De este modo, el plazo acompañará a la sanción de la ley sin dejar tan lejanos los vencimientos de deudas a incorporar y a la vez facilitando la regularización de deudas cercanas, en esta crisis excepcional que padece Argentina y el mundo y que nada tiene que ver con el momento en que se pensó y sancionó la Ley 27.541.

MiPymes sin certificado

La moratoria aún vigente exige contar con el certificado MiPyme para adherir y si la empresa o persona humana no lo obtiene queda al margen. Lo que propone el anteproyecto es que si no obtiene ese documento igualmente podrá acogerse a la regularización de deudas, pero se le reducirá el número de cuotas a solicitar. La ampliación del universo de sujetos también comprende a las personas humanas.

Caducidad. Nuevas causales

Las modificaciones a las causales de caducidad deben tenerse en cuenta, ya que se incorporan como causales para las empresas que no cuentan con certificado, excepto personas humanas, la prohibición de distribuir dividendos y utilidades y operar en el Mercado Único y Libre de Cambios para realizar pagos a beneficiarios del exterior por prestaciones derivadas de servicios de asistencia técnica, ingeniería o consultoría.

Acciones penales

El anteproyecto remarca a quiénes alcanza la suspensión de las acciones penales tributarias y aduaneras en curso y la interrupción de la prescripción penal en caso de acogimiento. Al respecto menciona a los autores, coautores y partícipes del delito vinculado a las obligaciones respectivas, como así también de las que hayan sido canceladas con anterioridad a la entrada en vigencia de esta ley.

Intereses de financiación

Actualmente el interés de financiación aplicable es del 3% mensual por los primeros 12 meses y luego tasa variable equivalente a la BLADAR. Se propicia bajar la tasa al 2% hasta el mes de enero de 2021 y luego aplicar la tasa BLADAR para bancos privados.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario