El S&P Merval rebotó 3% atento a la deuda y la economía, luego de tres caídas consecutivas

Finanzas

En el mercado local, el índice líder S&P Merval de BYMA terminó en las 39.846,7 unidades. Los bonos en dólares subieron más de 4% mientras que los serie D cayeron por tensiones en las negociaciones.

Favorecida por la suba del dólar Contado con Liquidación, la bolsa porteña cortó una racha de tres bajas consecutivas por recomposiciones de carteras, en una plaza con pocos negocios en medio de tensiones entre distintos acreedores que negocian con el país la reestructuración de una deuda extranjera por unos u$s65.000 millones.

Con los inversores, evaluando pronósticos de la economía luego del mal dato del EMAE de abril, el índice líder S&P Merval de Bolsas y Mercado Argentinos (BYMA) rebotó un 3%, a un nivel de 39.846,7 unidades, encabezado por la mejora anotada en acciones energéticas y financieras.

Las principales alzas en el S&P Merval fueron registradas por las acciones de Pampa Energía (5,9%), Banco Supervielle (5,7%) y Transportadora de Gas del Sur (5,5%). Sólo cerró en baja Tenaris. Mirgor debutó en el panel líder con un alza del 2%. Por su parte, las acciones argentinas en Wall Street cerraron con resultados mixtos. Corporación Andina -con un avance del 9,2%- e Irsa Propiedades -con una caída del 3,8%- marcaron los extremos.

Uno de los principales grupos de acreedores de Argentina está en riesgo de fragmentarse luego de que al menos tres de sus miembros indicaran que podrían romper filas y aceptar un acuerdo de reestructuración con el país a un valor inferior al propuesto por el grupo.

"Crece la cautela entre los operadores a raíz del profundo derrumbe económico y la creciente incertidumbre sobre el desenlace de las negociaciones con los acreedores, toda vez que crecen las chances de un 'canje parcial'", dijo un analista.

Añadió que "ello se debe a que se especula con que las autoridades estarían próximas a presentar una nueva oferta formal para la reestructuración ante la SEC (autoridad regulatoria de Estados Unidos), la cual contaría con el respaldo de sólo algunos tenedores institucionales, pero no así todavía de los principales grupos de bonistas".

La influencia del mercado cambiario, por otra parte, estuvo dada por el hecho de que el dólar Contado con Liquidación avanzó $3,96 a $108,10, después de hundirse un 8,2% ($9,28) en junio. En consecuencia, el spread con la divisa que cotiza en el MULC volvió a superar el 50% y cerró en el 53,3%.

El índice S&P Merval viene de acumular una mejora del 2,28% en junio, registra en lo que va del año una merma de casi el 6%, frente a una inflación estimada por analistas superior al 13% en el primer semestre.

Renta fija

El riesgo país -medido por JP Morgan- se mantuvo casi estable en las 2.497 unidades, mientras que los principales bonos en dólares terminaron en positivo.

El Bonar 2024 ascendió un 4,4%, mientras que el Bonar 2020 avanzó un 2,1% y el Discount bajo ley argentina subió un 1,7%. Los bonos serie D, en tanto, registraron bajas de hasta un 0,6%.

La baja de los serie D se produce debido a que comenta que la estrategia del gobierno sería lograr un acuerdo parcial con los acreedores. En los últimos días (antes del comunicado de los acreedores) había trascendido que el gobierno estaba cerca de un acuerdo con uno de los grupos que poseen bonos argentinos pendientes de reestructuración.

Al parecer esta situación seguiría manteniéndose mientras que la postura más dura de otros grupos también se mantendría.

"Si bien se busca de esta manera mostrar avances y una férrea defensa del objetivo del gobierno sobre la sostenibilidad de la deuda, el proceso quedaría incompleto y la volatilidad volvería a hacerse fuerte en los títulos públicos ya que aumentaría la probabilidad de que el país deba enfrentar juicios en Nueva York debido al default de sus bonos", destacó el analista Joaquin Candia, de Rava Bursátil.

Añadió que "sin embargo, la verdad de como avanzan las negociaciones es un secreto bien guardado ya que se firmaron acuerdos de confidencialidad y solo se ven algunas de las maniobras de ambos lados que buscan sumar más presión a la parte contraria. Como bien parece, el proceso seguirá y lo que se pensó que se solucionaría de manera expedita se convirtió en un largo y sinuoso camino, el que parece que no tiene un final en el corto plazo".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario