Política

Iglesia, piqueteros, UIA y sindicalistas ya presionan por la emergencia

Se reunirá el miércoles la multisectorial que inició gestiones el año pasado ante la crisis, sin participación del Gobierno.

La Iglesia católica se rodeará este miércoles de empresarios, sindicalistas, y dirigentes sociales para apuntalar su reclamo al Gobierno por la declaración de la emergencia alimentaria. Será en la reedición del diálogo que todas las partes habían inaugurado a fin del año pasado sin participación de la administración de Mauricio Macri y que en los últimos días tuvo episodios paralelos como la negociación entre la Unión Industrial Argentina (UIA) y la CGT para coordinar acciones frente a la crisis económica y social, tal como reveló este diario la semana pasada.

El encuentro del miércoles será en el Centro de Estudios Laborales (CEL) del Movimiento Evita, en Hipólito Yrigoyen 1396, convocado por la Comisión Episcopal de Pastoral Social que encabeza monseñor Jorge Lugones, un hombre cercano al papa Francisco y que representa un dolor de cabeza para Cambiemos por su persistente postura crítica hacia la política económica oficial.

Según los organizadores la cumbre contará con la participación de referentes de la UIA y entidades del agro; la CGT y los gremios opositores que respaldan a Hugo Moyano; las dos CTA (de los Trabajadores y Autónoma), y del denominado “triunvirato de San Cayetano” como se conoce al bloque de organizaciones sociales formado por la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Corriente Clasista y Combativa y Barrios de Pie.

Desde las 17 los invitados debatirán sobre la base de dos documentos: el que la mayoría de ellos firmó en diciembre pasado y del que surgió un reclamo por un cambio de modelo económico, con el auspicio de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), y el que emitió la semana pasada la Pastoral Social en el que se demandó puntualmente la declaración de la emergencia alimentaria y nutricional para atender la situación de los sectores más vulnerables, en particular los niños. Dos días antes del documento de la Pastoral Social los movimientos piqueteros habían marchado masivamente hacía la Plaza de Mayo con el mismo planteo, en una acción con un alto grado de coordinación.

La denominada Mesa de Diálogo por el Trabajo y la Vida Digna, que delibera desde el año pasado, se mantuvo con actividad permanente desde entonces a pesar de la controversia que su funcionamiento ocasionó hacia el interior de algunas de sus organizaciones, como la UIA. Al momento de la firma del documento de diciembre hubo dirigentes que le reclamaron al presidente de la entidad, Miguel Acevedo, evitarlo para no incordiar a Mauricio Macri. Incluso en la propia CGT hubo gremialistas que le sugirieron a Héctor Daer, animador de varios de los encuentros, que en esa oportunidad evitara involucrarse en una firma junto con los movimientos sociales.

El impuso de la Iglesia católica logró, sin embargo, que se mantuvieran las conversaciones y debates. También participaron desde entonces el Movimiento 21-F, uno de los sellos que nuclea a los sindicatos que orbitan alrededor de Moyano; la Corriente Federal de Trabajadores, que integran entre otros los bancarios, los pilotos y los gráficos; Coninagro y Federación Agraria, dos de las patas de la Mesa de Enlace, y entidades del cooperativismo y el mutualismo, entre otros espacios. Uno de los principales impulsores es Guillermo Moretti, vicepresidente regional de la UIA.

La coordinación entre la Iglesia y los sectores empresariales, sociales y sindicales apunta a lograr del Ejecutivo una declaración de la emergencia con el fin de apuntalar la entrega de alimentos y recursos a los comedores y la implementación de una Canasta Básica de la Primera Infancia así como el incremento de recursos para asistencia social. “Ante el severo aumento de la indigencia, la pobreza, la desocupación y el aumento indiscriminado del precio de los alimentos de la canasta básica, nos encontramos en una situación de emergencia alimentaria y nutricional, que afecta esencialmente a los más vulnerables, en especial a los pequeños”, señalaba el documento emitido la semana pasada por la Pastoral Social.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario