Arthur Clarke fue más que el autor de "2001"

Información General

Arthur C. Clarke, maestro de la ciencia ficción a quien se debe una de las obras capitales del género, «2001, odisea del espacio», llevada al cine por Stanley Kubrick en 1968, murió ayer a los 90 años en Sri Lanka. En rigor, la película se había basado en un cuento breve que Clarke publicó en 1951, «El centinela». Pero, tras el estreno, los efectos que tuvo ese film, juzgado por muchos como una obra maestra (en su inicio, con los acordes del «Así habló Zaratustra» de Richard Strauss, se enlazaba al hombre prehistórico con las naves espaciales), fueron tan grandes que el escritor se sintió obligado a darle forma de novela: nunca quedó claro si por auténtica necesidad literaria o por demanda del mercado.

Clarke, nacido el 16 de diciembre de 1917 en Somerset, Inglaterra, se sintió atraído por la astronomía desde joven, al igual que por la ciencia ficción. En los años 30 se unió a la British Interplanetary Society (BIS), de la que llegaría a ser presidente en 1947: ese año, su departamento londinense empezó a funcionar como sede central de la Sociedad.

Durante la Segunda Guerra, Clarke prestó servicios en la Royal Air Force, y fue allí cuando inició sus estudios con radares experimentales.

Terminada la guerra, aunque Clarke continuaba escribiendo relatos breves de ciencia ficción, su carrera parecía orientarse específicamente a la ciencia. En 1945 publicó un estudio fundamental, «Can Rocket Stations Give Worldwide Radio Coverage?», basado en los principios de comunicación mediante el empleo de satélites en órbitas geoestacionarias. Esa fue la primera vez que se planteó la idea de que esos satélites podían ser excelentes centros para las telecomunicaciones, tecnología que se haría realidad un cuarto de siglo después: en su honor, la órbita geoestacionaria a 36.000 km sobre el Ecuador lleva el nombre de Orbita Clarke.

Mientras continuaba escribiendo ciencia ficción, en 1964 inició su colaboración con Kubrick en el guión de «2001: odisea del espacio». Un año después del estreno del film, el hombre llegó a la luna, acontecimiento que él había predicho en 1940, aunque lo ubicó en el año 2000. Así, cuando en 1969 Neil Armstrong alunizó, el gobierno norteamericano dijo que Clarke había dado el impulso intelectual más sólido que condujo a la conquista de la luna. Clarke, ese día, se unió a la cadena de televisión CBS para narrar junto al astronauta Wally Schirra la llegada de la cápsula Apolo a la luna, algo que repitió durante las misiones Apolo 12 y Apolo 15.

Literariamente, su obra sueledividirse en tres períodos: las novelas llamadas «utópicohumanistas» de los años 50, como «El fin de la infancia», «La ciudad y las estrellas» y la propia «2001». Más tarde, un regreso a un mayor rigor científico durante los 70, con títulos como «Cita con Rama» y «Fuentes del paraíso», y una etapa final desde los 80, cuando comparte la autoría de algunas obras, produce algunas secuelas de desparejo valor (como la de «Rama» o «2010», que continuaba a «2001», también en el cine), y una cierta inclinación por la metáfora política en «Factor detonante» o «Sismo grado 10», sin perder el carácter de obras de ciencia ficción.

Su vida privada siempre fue un punto oscuro, y fuente de todo tipo de escándalos mediáticos. En 1953, Clarke se casó con Marilyn Mayfield, matrimonio que sólo duró seis meses: una parte de la prensa atribuyó el precoz fracaso del matrimonio a sus inclinaciones homosexuales. Sin embargo, el mayor escándalo sobrevino en 1998, cuando el diario sensacionalista inglés «The Daily Mirror» publicó que el escritor, que se habíaradicado en Sri Lanka en 1956, solía tener prácticas pedófilas. Ya hacía diez años, entonces, que Clarke estaba paralizado en una silla de ruedas, tras sufrir el síndrome postpolio. Esto ocurrió cuando el príncipe Carlos iba a investirlo con el título de caballero, aunque Clarke pidió que se detuvieran todos los honores hasta que no se aclarara su situación. El gobierno de Sri Lanka inició una investigación y su nombre quedó limpio de esos cargos dos años más tarde, cuando se hizo efectiva su investidura.

Dejá tu comentario