Con una inversión de u$s 124 millones, Inglaterra recrea el mundo de Dickens

Información General

Callejuelas oscuras, personajes golpeados por la vida, cementerios que meten miedo: el mundo del escritor Charles Dickens fue recreado, a un costo de más de cien millones de dólares, en Chatham (sur de Inglaterra), convirtiéndose desde el primer día en una atracción turística.

Desde su inauguración, el viernes, el parque ha atraído todos los días a unas 2.000 personas, indicó Kevin Christie, su director, quien convenció a 500 inversionistas británicos que invirtieran los 62 millones de libras (124 millones de dólares, 91,5 millones de euros) necesarios para construirlo.

"Dickens World" (El Mundo de Dickens), que se levanta en unos antiguos astilleros navales del río Támesis, en Chatham, donde trabajó su padre y donde el escritor inglés (1812-1870) pasó parte de su niñez, parece ejercer una atracción tan universal como sus libros.

"Hemos venido desde el norte de Londres. Nos levantamos muy temprano, queríamos ser los primeros", cuenta Sably Mansoor y su esposa Usha, de Pakistán, quienes han venido con sus dos hijas pequeñas. Auni, de siete años, le pidió, como regalo de cumpleaños, una visita al parque, cuenta Sably.

"Es un sueño hecho realidad", dijo Thelma Grove, de 71 años, que preside la Sociedad de amigos de Dickens, creada en 1902 y que cuenta con 6.000 miembros.

"Teníamos una rama de Dickens Fellowship en Buenos Aires, que se mantuvo abierta durante toda la guerra" de las Malvinas. "Pero ahora ha cerrado", lamenta Thelma.

Recuerda que en un comienzo tuvo mucha desconfianza. "Cuando oí hablar del proyecto, tuve miedo, pensé que podían tratar de hacer algo como Disneylandia. Pero al ver los planes, me dí cuenta que sería magnífico", dijo Grove. "Se ha logrado recrear la atmósfera que permea sus obras", añade la mujer.

Grove, quien se sabe de memoria párrafos enteros de las novelas de Dickens, como "Oliver Twist", "Historia de dos ciudades" y "David Copperfield", deja clara la pasión que siente por el autor.

Dejá tu comentario