Cuarentena: crecen consultas por niños con retraso en el lenguaje

Información General

La falta de comunicación y atención, tanto de mayores como de sus pares, genera que los niños tengan más irritabilidad y problemas de aprendizaje

La falta de sociabilización, de asistencia al jardín de infantes y en definitiva de atención, generó que muchos niños de 3 años y más sufran hoy trastornos en el lenguaje. Los primeros años de vida se absorbe una cantidad de conocimiento inmensa, que en 2020, dadas las circunstancias, para muchos menores eso se estancó.

Si bien la flexibilización de la cuarentena generó cierto alivio en las familias, la ausencia del colegio y la escucha constante de conflictos y rutinas se traduce en depresión en algunos casos y hasta problemas de aprendizaje.

“Estamos notando un aumento en el retraso del lenguaje en niños a partir de 3 años, la dificultad para la interacción, la falta de estímulos y de relación con los otros genera esta situación”, aseguró Mercedes Gargiulo, médica psiquiatra y subdirectora del Centro Integral de Salud Mental Argentino (CISMA).

“Los niños chiquitos también tienen hoy múltiples preocupaciones, escuchan a diario los problemas de los padres, ya sean económicos, familiares ó de otra índole y eso les afecta mucho”, agregó.

Aumento

Si bien hay varios cuadros preexistentes a la pandemia, lo cierto es que a lo largo de 2020 y hasta el día de hoy, los psiquiatras notaron un aumento en ciertos trastornos. El retraso en el lenguaje es uno de ellos y genera ciertas consecuencias en los niños pequeños como son la irritabilidad o el enojo, por no poder comunicarse y hasta los vuelve más agresivos, al utilizar el cuerpo, manos y empujones para intentar transmitir sus ideas.

Lo cierto es que los niños adquieren el lenguaje mediante la comunicación constante, la atención, el juego, situaciones que en muchas casas no pudieron brindarles tal como necesitaban. Más horas frente al televisor también perjudican el aprendizaje.

Pero, además los últimos meses se evidenciaron más consultas por trastornos de ansiedad, ansiedad por separación, trastorno obsesivo compulsivo y depresión.

“Se desdibujaron los límites, hay más tareas en las casas, menos tolerancia y para los niños es muy importante tener rutinas porque les da capacidad de anticipación”, sostuvo Gargiulo. “Subieron también los casos de ansiedad por separación”, agregó. Esa es una de las razones por las que los padres, que ansían la vuelta a clases, le temen a lo que pueda llegar a ser una adaptación al jardín. Si en muchos casos, habitualmente ya es difícil, en este ámbito lo será aún más.

Los adolescentes son el otro gran grupo afectado. Tras meses de encierro, se ve actualmente su necesidad por salir. “Está habiendo más tratamientos para la depresión, más medicación”, aseguró Gargiulo. “Notamos en los adolescentes que hoy tienen mucha indiferencia, todo les da igual, también están irritables, con ansiedad y depresión”, finalizó.

Dejá tu comentario