El magistrado que absolvió a Graciela Aguirre "satisfecho con la Justicia"

Información General


Uno de los jueces que integran el tribunal de La Matanza que absolvió a Graciela Aguirre, la mujer que mató a su marido en legítima defensa propia y de sus hijos, aseguró que pudo dormir "muy tranquilo" tras el fallo judicial.

"Puedo asegurar que dormí muy tranquilo y muy pocas veces me dio satisfacción la Justicia en pleno como lo he sentido ayer", expresó el juez del Tribunal Oral Criminal 4 de La Matanza Franco Fiumara.

El magistrado dijo que el episodio que derivó en el crimen de Ricardo Avila formó parte de "un cuadro familiar enfermizo, donde en definitiva no había víctimas y victimarios, sino que era todo un cuadro de víctimas".

"Creo que fue el cese de un estado de injusticia con respecto a la señora Aguirre, que pudo demostrar que era realmente un cuadro de legítima defensa de ella y de sus hijos", añadió Fiumara.

El juez dijo que este caso, el segundo de absolución de una mujer golpeada acusada de matar a su pareja en el que intervino en su carrera, era "muy complejo".

"Teníamos por un lado el cuerpo del fallecido y, por otro, a la persona que reconoce haber cometido un ataque para defenderse y que llega a la etapa de juicio, donde se pudo dirimir que se defendió de una persona que prácticamente la doblegaba físicamente", explicó el juez.

Sobre la actuación del fiscal de Instrucción de La Matanza Guillermo Bordenave, que envió el caso a juicio oral, Fiumara explicó que, tal como pidió la defensa de Aguirre, el Tribunal ordenó extraer copias de las actuaciones y remitirlas a la Corte provincial para que se investigue si hubo estratos que incurrieron en alguna anomalía o ineficacia.

El juez dijo que los costos de los juicios orales "son elevados, están en el orden de los 30 y 40 mil pesos" y que la defensa quiere que se investigue por qué se produjo este gasto cuando el caso pudo haberse llevado por otras instancias.

En tanto, en la puerta de la casa de sus padres, en la localidad bonaerense de El Palomar, la mujer absuelta reiteró que está arrepentida de lo sucedido.

"No soy ejemplo de nadie y me arrepiento de lo que hice, por que nunca quise matar a nadie", expresó.

Aguirre dijo que se siente "feliz" tras pasar su primera noche libre tras el hecho, aunque aseguró que no pudo dormir debido a la cantidad de "emociones mezcladas".

Aguirre, quien llegó bajo arresto domiciliario al debate, fue absuelta del homicidio simple de su concubino, Ricardo Avila, registrado el 4 de junio del 2007 en Ramos Mejía, partido de La Matanza.

El fiscal del juicio, Ariel Panzoni, desistió de acusarla y el TOC 4 de La Matanza resolvió absolverla al considerar que el ataque lo cometió en legítima defensa propia y la de sus hijos, cuando Avila los atacó en estado de ebriedad, como solía suceder.

Durante el debate se estableció que Aguirre era una mujer golpeada y que varias veces había recurrido a diversas instancias policiales y judiciales en busca de ayuda, aunque nunca la obtuvo, lo que su defensa pidió ahora que se investigue.

Dejá tu comentario