Crecen los emprendedores de "tapaboca" con boom de demanda

Información General

Desde el miércoles que Horacio Rodriguez Larreta dispuso que su uso es obligatorio para circular en la Ciudad de Buenos Aires comenzaron a venderse entre $100 y $200

En tiempo de pandemia también surgen las oportunidades y los nuevos negocios. El “tapaboca” que desde el pasado miércoles es obligatorio en la Ciudad de Buenos Aires generó un boom de emprendedoras que comercializan estos productos, a través de las redes sociales, entre $100 y $200. “No doy abasto con la demanda”, coincidieron.

Lo cierto es que la cuarentena, generó un parate enorme en la economía e impactó de lleno a los trabajadores autónomos e independientes. El trabajo de los emprendedores se vio fuertemente afectado por la pandemia y la fabricación de los tapabocas fue para muchos un respiro en medio de la crisis. “Al principio no los quería vender porque me parecía oportunista, pero hablando con otros emprendedores entendí la necesidad, es una forma de que muchos puedan afrontar los gastos mínimos que les genera su taller” sostuvo Vanina Schaab, dueña de su propia marca de juguetes de tela y madera para niños. “Entendí que la necesidad también está en la calle y mi vecino también lo está necesitando”, agregó.

WhatsApp Image 2020-04-19 at 18.38.22.jpeg

En el caso de Vanina la iniciativa comenzó para resolver una necesidad. “Una amiga que trabaja en los consultorios del Hospital Evita de Lanús me contó que estaba atendiendo sin barbijo, ahí le dije que yo le hacía para ella, y de repente empecé a fabricarlos para el hospital”, contó. Pero rápidamente la demanda la desbordó “me pedían para comprar, explotó rápidamente, asique empecé a fabricarlos para vender y también ayudar a los vecinos”, agregó.

La mayoría de los emprendedores se manejan con los clásicos envíos de Rappi o Glovo, aunque también con clientes de cercanía. “Una familiar me consiguió retazos de camisa y con eso empecé a fabricarlos, me manejo con la zona. La verdad que desde que empecé a ofrecerlo no doy abasto. Hace un mes que tenía el trabajo totalmente parado, los tapaboca se convirtieron en mi salvador”, indicó por su parte Cecilia Trullas, costurera en el barrio de Caballito.

WhatsApp Image 2020-04-19 at 18.20.24.jpeg

Siempre que hay una necesidad también hay oportunismo. Hoy conseguir insumos para hacer tapabocas es una verdadera odisea. “El rollo de tela, un mes atrás costaba $2000, hoy ese valor es de $5000, además es muy difícil conseguir elástico. Eso hace que se encarezcan los materiales”, agregó Schaab.

Los emprendedores en general usan material que ya tienen en sus casas, de esta forma evitan romper con la cuarentena, aunque les preocupa cómo será reponer esos materiales en el futuro. “Lo insumos aumentan mucho, tratamos de venderlos a un precio razonable para no perder plata y también ayudar a los vecinos”, agregó Schaab.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario