Incidentes en el show de Rolling Stones: 87 detenidos y 22 heridos

Información General

Nuevamente la violencia, y esta vez con mayor intensidad que la producida el pasado martes. Anoche, poco antes del segundo y último recital de los Rolling Stones en River, se enfrentó un grupo de enardecidos «fans» con la Policía. El saldo fue de varios heridos tanto de público como del cuerpo policial.

Las medidas de seguridad habían sido reforzadas ayer tras los incidentes que se registraron el martes, cuando el grupo brindó su primer recital ante unas 60.000 personas. Los enfrentamientos apuntados entre público y policías tuvieron un saldo de 87 detenidos, 22 heridos y un número no suministrado de policías lesionados. Raúl Alvarez, jefe de prensa de la Policía Federal, minutos antes del comienzo del festival, anunciaba que «aún se sigue deteniendo personas». Paralelamente, se iban reforzando guardias de hospitales de la zona y señalaron que también las del Churruca, cuando llegaban algunos controles y personal de seguridad (700 policías en total) dispuestos a unos 400 metros del estadio.

El paisaje de corridas, remeras ensangrentadas, botellazos, pedradas, ataques contra automóviles y cuerpos arrastrados por el pavimento volvió a amargar la actuación del grupo inglés. Si bien se intensificó la seguridad, en razón de lo ocurrido el martes último, y la Policía estaba más alerta (hubo más detenciones), eso no logró evitar que se produjeran los mismos episodios. En la primera oportunidad la Policía habría aconsejado contratar 2.000 efectivos adicionales y eso no fue aceptado por los organizadores; ayer había más polícias pero una inspección laboral dejó sin cubrir puestos de control que habrían estado a cargo de personal con los papeles flojos.

  • Incidentes

  • Los incidentes comenzaron alrededor de las 20, cuando varias decenas de incontrolables fanáticos (todos ellos sin entrada) pretendieron saltar las vallas de contención ubicadas en Libertador y Udaondo para poder llegar hasta el estadio.

    En esta Argentina crítica, episodios como los ocurridos estos dos días con los Rolling (y considerando además que la semana próxima llega U2, cuando lamentablemente podría reiterarse el mismo escenario) deberían llevar al gobierno a tener un papel mucho más activo que el que ha demostrado hasta ahora. Una década atrás, las dos visitas del mismo grupo también a River fueron pacíficas. El país piquetero y violento de hoy no está evidentemente en condiciones de montar estos shows y dejar que la organización corra por cuenta de una empresa privada, por más policías que custodien las entradas (que fue insuficiente).

    En Brasil, con más inteligencia y astucia, los Rolling Stones dieron un único concierto masivo y abierto en Copacabana, en el que los únicos problemas fueron los alcoholizados. Allí la comuna de Rio de Janeiro corrió con una parte de los costos de cerca de 4 millones de dólares (lo hizo en 16,6% del total) y el resto estuvo a cargo de una gran cantidad de sponsors.

    Dejá tu comentario