Estaba internado en un neuropsiquiátrico, murió y en el velorio descubrieron que lo habían matado

Información General

La familia del hombre de 68 años que falleció pidió "justicia y verdad", al observar que había marcas en el cuello de las que no fueron informados.

Los familiares de un hombre de 68 años al que le descubrieron marcas de asfixia en su cuello mientras lo velaban en una cochería de La Plata creyendo que había fallecido por causas naturales, pidieron hoy "saber la verdad" de lo sucedido y que "se haga justicia".

"No tenemos ninguna novedad luego de que se confirmara lo de la autopsia. No nos informaron nada nuevo, pero queremos saber la verdad", dijo hoy Gladys González, hermana del fallecido Héctor González, al referirse a los resultados preliminares de la autopsia que indican que el hombre murió por "asfixia mecánica".

El episodio ocurrió el pasado viernes en La Plata, cuando González murió en la clínica neuropsiquiátrica Santa Teresa de Ávila, situada en la calle 61, entre 1 y 2, de la capital bonaerense, donde estaba internado.

Los responsables del establecimiento fueron quienes dieron aviso a la familia sobre el fallecimiento y explicaron que “lo habían encontrado muerto en un baño", recordó hoy su hermana.

Fue así que el cuerpo fue entregado a la familia con un certificado médico "por muerte natural" y se organizó un velatorio para despedirlo en la cochería situada en la calle 12, entre 68 y 69, de la capital bonaerense.

Según informaron fuentes policiales, en medio del velatorio una de las hermanas de González advirtió que el cuerpo presentaba una marca extraña en el cuello que le llamó la atención, lo que llevó a que la familia alertara a la policía.

Tras la intervención de la policía de la zona se dio aviso a la titular de la Unidad Funcional de Instrucción de La Plata, Betina Lacki, quien dispuso el traslado del cuerpo para la autopsia de rigor.

De acuerdo con los resultados preliminares de ese estudio forense, González murió por "asfixia mecánica", agregaron fuentes de la pesquisa.

"Mi hermana fue a abrirle la camisa porque la tenía toda cerrada y ahí descubrió una marca en el cuello", contó Gladys a esta agencia

"Fuimos a hablar con la policía porque ocultaron lo que pasó. Vinieron dos médicas al velatorio y dijeron que ellas no habían visto las marcas; una era su psiquiatra", añadió la hermana de González, quien dijo que durante los tres años en los que él estuvo internado en el neuropsiquiátrico nunca habían tenido problemas.

Sobre lo sucedido, la mujer agregó: "No sabemos nada, no sabemos quién firmó el certificado de defunción de mi hermano, todavía nadie de la Justicia se comunicó con nosotros, pero sí entendemos que los de la clínica están al tanto porque, además de la autopsia, fueron a hacer pericias al lugar".

Gadys dijo no tener "ninguna hipótesis" sobre lo sucedido pero pidió saber qué pasó.

"Queremos saber la verdad y que se haga justicia. Él estaba bien ahí, no sabemos qué pudo haber pasado", se lamentó.

La Justicia deberá ahora determinar las circunstancias precisas de la muerte del hombre y si existió una cadena de encubrimiento, ya que en el certificado de defunción se hizo constar la muerte como “no traumática”, dijeron las fuentes.

La causa es investigada por la Lacki y detectives del Gabinete Homicidios de la DDI local, que realizaban diversas diligencias en busca de pruebas, entre ellas verificar la existencia de cámaras de seguridad en el neuropsiquiátrico.

Temas

Dejá tu comentario