Se negó a declarar el escribano acusado de haber asesinado y descuartizado a un hombre

Información General

Ricardo Ignacio Baladía fue sorprendido mientras se deshacía de un cadáver en las orillas del río Luján.

El escribano detenido en la noche del pasado miércoles por arrojar un cadáver descuartizado de un hombre en las orillas del río Luján, se negó a declarar ante la fiscal de la causa.

Ricardo Ignacio Baladía (56) fue sorprendido mientras se deshacía de un cadáver a 50 metros de la basílica de Luján. Es por eso que fue trasladado a la sede de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 10 descentralizada de Luján, donde fue indagado por Mariana Virginia Suárez, interinamente a cargo de esa dependencia.

El domiciliado en el partido bonaerense de Morón, fue imputado por la fiscal por el delito de "homicidio simple". Además la fiscal ya pidió la conversión de la aprehensión en detención ante el Juzgado de Garantías 1.

Baladía está acusado de matar y descuartizar a quien se cree que era un jardinero de 42 años domiciliado en Villa Tesei, que aún no fue identificado formalmente ya que solo fueron hallados partes de restos humanos y la víctima no pudo ser reconocida a simple vista.

Según las fuentes, en una declaración a la Policía, sin validez judicial, el escribano detenido dijo que había matado a ese hombre porque le había robado en su escribanía, que se cree fue la escena primaria del crimen.

De acuerdo con los resultados de la autopsia realizada ayer sobre las partes mutiladas del cuerpo halladas, la muerte de la víctima fue producto de una herida de arma blanca de un solo filo a la altura del tórax que afectó corazón y vasos vitales.

Según voceros judiciales, luego de la muerte se procedió al desmembramiento del cuerpo, lo que se realizó aparentemente con un hacha o una sierra hallados en poder del acusado.

Los forenses le dijeron a la fiscal tras la autopsia que les llamó la atención la cantidad de lesiones post mortem detectadas y consideraron el hecho como una obra "morbosa", que demuestra "odio" y que es producto de "una mente perturbada", añadieron los voceros.

El hecho se descubrió el miércoles alrededor de las 21 en la zona conocida como "Recreo Colonial", un paseo que está siendo restaurado por el municipio y donde además hay un restaurante homónimo, ubicado en el cruce de las calles Salveire y Bartolomé Mitre, a orillas del río Luján.

Un vecino vio un auto sospechoso detenido y escuchó que arrojaban algo al agua, por lo que se comunicó con la secretaría de Seguridad de Luján, desde donde enviaron un móvil policial.

Al acercarse al auto, un BMW plateado modelo 528, patente CRE834, los policías vieron a un hombre con las manos con sangre y advirtieron que acababa de arrojar al río una valija que al ser recuperada estaba vacía pero ensangrentada.

En un principio, el escribano dio varias versiones extrajudiciales contradictorias respecto a quién era la víctima, ya que primero dijo que era una mujer y luego le confesó extraoficialmente a la Policía que era un hombre, cuyo DNI estaba en una billetera hallada en su auto al momento del arresto.

Según esta última declaración, que carece de validez legal por no haberse realizado ante la Justicia, mató a ese hombre a balazos y luego lo descuartizó por una discusión por dinero, ya que lo había denunciado a él y a su mujer por haberle robado de la escribanía cerca de 50.000 dólares.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario