Una familia pensó que había adoptado un perro callejero: era un coyote

Información General

Una familia de EEUU rescató un cachorro perdido en la ruta "deambulado y angustiado". Pero se sorprendió al advertir que se trataba de un coyote.

Una familia de Massachusetts, Estados Unidos, se sorprendió al enterarse de que un cachorro perdido que rescataron era, en realidad, una cría de coyote.

El cachorro macho fue encontrado “deambulando y angustiado” al lado de la carretera, según una publicación en Facebook del Cape Wildlife Center. Preocupados por su seguridad, la familia recogió al cachorro en su automóvil. Pero poco después se dieron cuenta de que podría no ser un perro después de todo.

“Tras darse cuenta de su confusión, nos llamaron para pedir ayuda”, dijo el centro de vida silvestre, que forma parte del New England Wildlife Center, una organización sin fines de lucro que proporciona atención veterinaria gratuita a unos 5.000 animales al año.

Zack Mertz, director ejecutivo del Cape Wildlife Center de Barnstable, dijo a CNN que no es raro ver cachorros de coyote y zorro deambulando en esta época del año. Los cachorros están llegando a la edad en la que empiezan a explorar lejos de sus familias. No está claro si este cachorro se alejó demasiado de su familia o si su madre estaba herida o muerta.

El personal del centro “pudo identificar rápidamente que se trataba de un coyote, que definitivamente estaba en una edad en la que debería haber estado con sus padres”, dijo Mertz.

El cachorro, que se cree que tiene entre cinco y seis semanas de edad, recibió el visto bueno para la rabia y la primera ronda de vacunas, dijo Mertz. El centro de vida silvestre lo criará temporalmente junto a un cachorro de coyote hembra de entre tres y cuatro semanas de edad que fue trasladado recientemente desde la Clínica de Vida Silvestre de Rhode Island.

Criar al cachorro junto a un hermano sustituto es crucial debido a la naturaleza social de los coyotes, dijo Mertz.

“Una de las mejores cosas que se puede hacer por un cachorro que ha perdido a su familia es, al menos, proporcionarle un hermano de edad similar”, dijo. “Eso es porque si hacemos bien nuestro trabajo, y nos mantenemos al margen, ese hermano va a ser el modelo, y pueden aprender todo lo que puedan el uno del otro”.

Dijo que el personal del centro trata de entrar en contacto con los coyotes lo menos posible, para que los caninos no asocien a los humanos con la comida y conserven una educación lo más natural posible. También trabajan para simular el entorno natural de los coyotes decorando sus grandes recintos “de la forma más natural posible” y proporcionándoles comida y retos para trepar que “les ayuden a practicar los tipos de comportamientos que necesitarían” en la naturaleza.

El personal tiene previsto presentar a los dos cachorros dentro de una semana, cuando la hembra haya crecido un poco más. Si todo va bien, los dos cachorros pasarán unos seis meses en el centro antes de ser liberados en la naturaleza a mediados de otoño.

Mertz dijo que cualquier persona que vea un coyote bebé u otro animal solo en la naturaleza debe saber que sus padres podrían estar cerca, por lo que debe ponerse en contacto con un departamento local de vida silvestre antes de intervenir.

“Les pedimos que mantengan una distancia de seguridad e informen de lo que ven”, afirmó.

Temas

Dejá tu comentario