Matan a jubilado y balean a su hijo en brutal asalto

Información General

Un jubilado de 74 años fue asesinado de un tiro durante un robo en su casa de La Matanza por dos delincuentes y delante de su nieto de 7 años, quien para intentar evitar el asalto le pidió a los asaltantes que no le hicieran nada a su abuelo y que él les daba sus juguetes.

Fuentes policiales aseguraron que en el hecho también resultó herido el hijo del jubilado de un balazo en un hombro, y que los delincuentes, que huyeron con apenas cien pesos y un teléfono celular, dejaron abandonado en la fuga un aparato Nextel que, ahora, está siendo analizado.

Mabel, la esposa del anciano asesinado aseguró que su nieto presenció el hecho y hasta le pidió a los delincuentes "que no le hicieran nada a su abuelito y que él les daba todos sus juguetes para que se llevaran", pero que éstos le dispararon igual.

El episodio ocurrió en un chalé de dos plantas ubicado en Manuel Estrada al 301, de la localidad de Rafael Castillo, en el oeste del conurbano, y la víctima fue identificada como Víctor Enrique Granada (74).

La vivienda se está situada en un barrio humilde de esa localidad del partido de La Matanza, y los investigadores determinaron que el dueño utilizaba algunas de las habitaciones de la planta alta para alquilarle a pasajeros circunstanciales.

Fuentes policiales dijeron que anoche dos delincuentes aprovecharon un descuido de los dueños de casa y, tras romper una puerta, lograron ingresar. Una vez dentro, los ladrones armados con una pistola sorprendieron en la planta baja a Mabel, la esposa de Granada, quien se hallaba preparando viandas de comida casera que vendía a albañiles que trabajan en una obra lindera.

Los asaltantes la obligaron a la mujer que les diera las llaves de una puerta de chapa que separa las habitaciones de alquiler en la planta alta con el resto de la casa, lo que les hizo suponer a los investigadores que contaban con datos o que existió algún entregador.

Con el arma de fuego más una cuchilla de cocina, ambos asaltantes subieron a la planta alta y allí sorprendieron a Granada, quien se hallaba con su hijo, de 36 años y colectivero de la línea 96, y su nieto. "Amenazaron con volarle la cabeza a mi nietito... El lloraba y decía que no me mataran", dijo Mabel.

Los delincuentes los amenazaron y les exigieron la entrega del dinero por el alquiler de las habitaciones, pero el hombre les dijo que no tenía y se trenzó en una pelea, a la que también se sumó su hijo, delante de la mirada de su nieto.

En medio de la pelea, los delincuentes le efectuaron un disparo a Granada en el estómago, que le provocó la muerte, y a su hijo lo hirieron de un balazo en el hombro, dijeron las fuentes.

Finalmente, los delincuentes huyeron con unos cien pesos que hallaron dentro de un cajón, pero en la fuga se les cayó un teléfono celular Nextel que ahora está siendo analizado. La principal sospecha es que los delincuentes son de la zona y que conocían a sus víctimas. "Somos gente de trabajo, mi marido amaba la vida. Tenemos treinta y ocho años de matrimonio. Tratamos de disfrutar la familia y él era un gran caballero", dijo Mabel. En tanto, un sobrino del jubilado, llamado Miguel, explicó que a su tío "lo mataron por nada", porque no había plata en la casa.

La investigación quedó en manos de personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de La Matanza, que trabaja bajo las órdenes de un fiscal de instrucción en turno de ese distrito.

Dejá tu comentario