Rebusques en tiempos de crisis para comprar buena ropa a bajo precio

Información General

La crisis económica obliga a buscar ofertas y oportunidades. Para renovar el ropero, surgieron locales de venta de prendas usadas, showrooms y percheros en departamentos y el regreso de las ferias americanas.

El sector textil es uno de los más castigados por la inflación y la crisis económica. Según el INDEC, solo enero pasado el rubro indumentaria registró una suba de 4%, muy por encima de la variación total mensual. La importación de ropa se desplomó ese mes 27% y la fabricación cayó 14% respecto de enero del año pasado, según la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria.

En este contexto, a las mujeres se les hace cada día más difícil renovar el ropero. Los precios promedio de una prenda de primera marca van de $1.000 a $6.000, y a veces ni si quiera son de temporada. Una remera lisa de mujer se vende entre $800 y $1.200, mientras que un simple pantalón cuesta hasta $5.495. Los jean arrancan en $3.000 y llegan a los $5.600 o más.

En este contexto, una nueva tendencia se instaló entre las compradoras: visitar locales de ropa usada, showrooms en departamentos privados y las ferias americanas estilo “vintage”. Por el mismo circuito transitan los que quieren vender las “joyas” que ya no usan.

Galpón de Ropa: comprá, vendé, reciclá

Galpón de Ropa es una cadena de locales de venta y compra de ropa usada. Nació como una solución al problema de qué hacer con la ropa que no se usa, sumado a un contexto en el que las marcas venden sus ropas a precios muy altos.

Uno de los creadores de este modelo de negocio es Gonzalo Posse. “La gente tenía la necesidad concreta de vender ropa que ya no usaba, pero no tenía dónde”, explicó el emprendedor a Ámbito. “A su vez, querían acceder a marcas pero con una alternativa mucho más barata que la ropa nueva en un marco en el que para la clase media, ya se estaba haciendo inaccesible comprar a esos precios”, agregó.

Galpón de Ropa

En Galón de Ropa se pueden conseguir prendas de vestir usadas de alta costura y de marcas reconocidas a muy bajos precios.

Hoy en día Galpón tiene cinco sucursales en la ciudad de Buenos Aires, ubicadas en los barrios de Almagro, Belgrano, Villa Crespo y Las Cañitas, maneja un volumen de entre 30.000 a 35.000 prendas por mes. “Tenemos 24 categorías de prendas y cada una tiene calidades: calidad 1, 2, 3 y 4”, describió Posse, quien ve pasar a cientos de mujeres todos los días por sus locales. Aunque no todas van a comprar. Muchas van a vender: “Cuando tomamos ropa se evalúa la calidad, se hace un filtro y luego se le pone un precio de venta a esas prendas”.

Galpón de Ropa 1 Local Comercio.jpg
Para la venta de ropa las personas se deben acercar a los locales con las prendas que ya no usan y Galpón realiza una selección en base a tres criterios principales: el estado, el estilo y las marcas.

Para la venta de ropa las personas se deben acercar a los locales con las prendas que ya no usan y Galpón realiza una selección en base a tres criterios principales: el estado, el estilo y las marcas.

En Galpón de Ropa un 80% de las vestimentas se vende entre $250 a $2.000. “Manejamos precios bastantes bajos en comparación a prendas nuevas y es por eso que la propuesta fue funcionando tanto, porque está acompañada de un contexto económico en el que las marcas no paran de subir los precios y la industria está dolarizada”, relató Posse.

Galpón de Ropa 3.jpg

Galpón de Ropa 2.jpg
En Galpón una camisa H&M de mujer se consigue a $350, un pantalón de mujer Zara a $580.

En Galpón una camisa H&M de mujer se consigue a $350, un pantalón de mujer Zara a $580.

Milagros (24), clienta frecuente de la ropa usada contó su experiencia. “Descubrí Galpón de Ropa por una compañera de facultad. Le comenté sobre algo que tenía puesto y empezamos a hablar sobre lo caro que está la ropa y me contó sobre Galpón y de qué se trataba”.

Posse sabe que para llegar al público son indispensables las redes sociales. Milagros asiente: “Los empecé a seguir en Instagram hasta que un día fui al local de Villa Crespo. Lo primero que me compré fue una campera GAP, que me costó $300”, recordó en la charla con Ámbito.

Si te queres llevar tres prendas no gastas más de $2.000” (Milagros, clienta frecuente de Galpón de Ropa). Si te querés llevar tres prendas no gastas más de $2.000" (Milagros, clienta frecuente de Galpón de Ropa)

“Me gusta y lo elijo por el precio y la buena calidad. Cuando curso en la facultad, como me queda de paso, puedo llegar a ir hasta dos veces por semana. Pero voy y me compro una prenda, hago compras pequeñas y termino gastando $300”, contó Milagros, que no esconde su pasión por la buenas marcas. “Si te queres llevar tres prendas no gastas más de $1.500. Una vez me llevé tres prendas, incluido un accesorio, y gasté $1.400”.

Galpon de Ropa compras.jpg
Una de las nuevas tendencias es comprar ropa usada, aprovecharla y volver a venderla.

Una de las nuevas tendencias es comprar ropa usada, aprovecharla y volver a venderla.

Pero no todo es gastar en la vida de una mujer. También se puede ganar dinero extra. Y Milagros un día se animó y llevó a Galpón algunas prendas. “Junté ropa que tenía en buen estado, de marca, que esté a la moda y sea de estación. Llevé unas diez prendas y me tomaron ocho. Le pusieron precio a la ropa y me dieron el 50% del total, que eran unos $1.500”, dice con orgullo. “La última vez que fui llevé menos cantidad de prendas, pero por la calidad me dieron $2.300 a cambio. Ese mismo dinero lo utilicé para comprar siete u ocho prendas ahí mismo”, reconoció.

Si bien es un negocio creciente, para Posee no es nada fácil mantener los locales a la calle, con altos costos de alquileres, la plantilla de empleados registrados y los ingresos brutos. “La presión tributaria es mucha”, se lamenta. Por ese mismo suspiro es que surgieron los showooms en departamentos o viviendas privadas.

Showrooms y percheros, una modalidad a puertas cerradas que crece

Los showrooms son la expresión de un nuevo estilo de hacer shopping. ¿Las vidrieras? Las cuentas de Instagram de las organizadoras. Aunque no hay un registro oficial que confirme cuántos “percheros” hay en la ciudad de Buenos Aires, en la redes se pueden encontrar decenas de espacios para visitar. La mayoría son departamentos privados, que abren al público en diferentes horarios a los locales comerciales callejeros.

Showroom Las Lolas int.jpg
Las Lolas nació como showroom en 2015. El proyecto de dos hermanas de Vicente López fue creciendo y hoy tienen tres locales a la calle ubicados en Olivos, Palermo y Ramos Mejía.

Las Lolas nació como showroom en 2015. El proyecto de dos hermanas de Vicente López fue creciendo y hoy tienen tres locales a la calle ubicados en Olivos, Palermo y Ramos Mejía.

En los showrooms el precio de la ropa es mucho más bajo que en galerías, shoppings o comercios tradicionales. Los más frecuentados se concentran en Recoleta, Palermo y Belgrano. La Lolas es uno de los más visitados. Como ocurre en todos los rebusques, las redes sociales son clave para difundir la marca, los productos y conseguir clientes. Hoy, los “percheros” privados que más llegada -y ventas- tienen se hacen conocidos por Instagram. Las Lolas ya tienen más de 600.000 seguidores y siguen sumando.

Showroom Las Lolas.jpg
Las Lolas tiene más de 400 mil seguidores en Instagram @showroomlaslolas y comercializan todo tipo de indumentaria para mujeres.

Las Lolas tiene más de 400 mil seguidores en Instagram @showroomlaslolas y comercializan todo tipo de indumentaria para mujeres.

En los showrooms las prendas arrancan en $300. Un sweater de mujer media estación vale $800; un jean de mujer se pude conseguir por $800 y hasta a $2.200; las remeras de mujer valen $300, $400 y hasta $1.150, depende el diseño; un short de jean se puede e¿conseguir en $350, aunque también hay modelos de $700 y de $1.800.

Ferias americanas, un viaje al pasado que es futuro

Las ferias americanas son otra opción para renovar el placard. Al igual que en el Galpón, los clientes optan para comprar o vender ropa usada a precios accesibles. Muchas ferias en la ciudad ofrecen productos de reconocidas marcas en excelente estado a muy y bajo precio.

En el circuito de las ferias americanas se destacan Vintage Club, Cadáver Exquisito, Juan Pérez Vintage, Las Flores, Tu Ropa y Femme, entre otras.

Vintage Club I frente.jpg
Vintage Club está ubicada en pleno centro: Suipacha 909. Se define como una feria americana “llena de curiosidades donde el buen gusto y la exclusividad están siempre a la orden del día”.

Vintage Club está ubicada en pleno centro: Suipacha 909. Se define como una feria americana “llena de curiosidades donde el buen gusto y la exclusividad están siempre a la orden del día”.

Pero en Vintage el viaje al pasado no es solo por la moda. Entre sus tesoros también se pueden encontrar otros objetos de cristalería, audio, piezas de arte y diseño y verdaderas reliquias. Obvio, también se puede llevar cosas para vender.

Embed

Las prendas de vestir, dependiente las marcas, van desde los $400 a los $2.000. Una chomba Lacoste de mujer se consigue por $590, unos zapatos Etiqueta Negra a $490, un pantalón de vestir a $1.900 o camisa a $1.100.

Ya sea en un galpón de ropa usada, en una feria americana o en una 2 ambientes de Belgrano o Palermo, las opciones para conocer dónde comprar ropa más barata existen y están al alcance de la mano, más precisamente, en las redes sociales del celular.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario