Robbie Williams vendió su mansión a mitad de precio porque está "embrujada"

Información General

El cantante pop decidió malvender su mansión a seguir viviendo en ella. Una de sus hijas lo alertó de que en su cuarto había "malas vibraciones".

El exitosísimo cantante pop británico Robbie Williams sintió que había algo raro en su mansión ubicada en las afueras de Londres, y no dudó ni por un instante: decidió ponerla a la venta e irse lo antes posible, aunque al costo de una operación muy por debajo del valor de mercado.

Si decimos que la pandemia provocó comportamientos extraños, que lo diga Robbie Williams, quien sintió "escalofríos" en la habitación de una de sus hijas, la presencia de "malas vibraciones", y decidió hacer las valijas.

Según informa el Daily Mail, eso empujó al ex cantante de Take That a vender su mansión rural con un gran descuento.

Por ello aceptó una oferta en Compton Bassett House en Wiltshire, luego de reducir el precio de venta en 9 millones de dólares.

Junto a su esposa, Ayda Field, de 42 años, compraron la propiedad de siete dormitorios por U$S 12 millones en 2008.

La pusieron en el mercado el pasado mes de septiembre con un precio de referencia de U$S 9 millones y un agente inmobiliario de Knight Frank confirma que ahora se ha vendido "sujeto a contrato".

El recorte del precio es impactante porque los precios de las casas rurales en el suroeste de Inglaterra aumentaron más del 10 por ciento en el último año a medida que los habitantes de las ciudades se mudan al campo. Y el precio actual de la propiedad de Williams ronda los U$S 18 millones.

LA CASITA DE ROBBIE

La propiedad del siglo XVIII se encuentra en una propiedad de 29 hectáreas y tiene su propia cancha de fútbol, cancha de tenis, piscina de 23 metros de largo, hangar para helicópteros y gimnasio, así como alojamiento adicional para el personal y los invitados.

Williams, de 47 años, reveló en 2020 que dejó la casa junto a su esposa y sus cuatro hijos, Theodora de nueve, Charlton, de siete, Colette, de tres y Beau, de 23 meses, al sentir que estaba embrujada.

"Hay una habitación de la que sospecho", dijo Robbie. "Me da escalofríos. Teddy, nuestra hija, estaba durmiendo allí. Pero la saqué de inmediato".

Teddy me dijo: “Esa habitación me da miedo. No me gusta esa casa. Le dije: “A mí también me da miedo. Ya no tienes que dormir allí".

El cantante añadió: "Si hay una gran pena, un gran dolor o una tragedia, creo que puede penetrar las paredes y dejar una esencia allí que permanece durante mucho, mucho tiempo".

También se dice que la propiedad tiene un vertedero cercano, que según los lugareños causa un "olor horrible".

Temas

Dejá tu comentario