La NASA anunció que revelará la "imagen más profunda del universo" jamás tomada

Información General

La imagen fue tomada por el telescopio James Webb. Éste permitiría ver hacia atrás en el tiempo hasta llegar incluso al Big Bang, ocurrido hace 13.800 millones de años.

El administrador de la NASA, Bill Nelson, anunció que el 12 de julio la agencia espacial revelará "la imagen de nuestro universo más profunda que haya sido tomada jamás". Actualmente las observaciones del cosmos más lejanas alcanzaron los 330 millones de años después del Big Bang.

Esta imagen que tanta expectativa genera fue tomada por el telescopio James Webb. Se trata de un artefacto capaz de observar el espacio mucho más allá de lo que jamás se pudo con ningún otro telescopio. La razón es el enorme espejo principal que posee y los instrumentos que le permiten enfocar en infrarrojo, permitiéndole atravesar el polvo y el gas que hay dispersos en el espacio.

Desde la agencia espacial estadounidense detallaron que las capacidades infrarrojas del telescopio permiten ver hacia atrás en el tiempo y llegar incluso al Big Bang, el hecho ocurrido hace 13.800 millones de años que la ciencia cataloga como la "explosión inicial" que creo el universo en el que vivimos.

Según explicó Nelson durante una rueda de prensa del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial en Baltimore, debido a que el universo se expande, la luz de las primeras estrellas cambian de longitud de onda ultravioleta a otras más largas que corresponden a las longitudes infrarrojas que Webb tiene la capacidad de detectar en una resolución sin precedentes.

Los astrónomos que están trabajando con Webb, creen que este artefacto podrá superar fácilmente el límite hasta el que ahora pudo observar la humanidad. "Esto es lo más lejos que la humanidad haya visto jamás", explicó Nelson.

Otros recientes avances de la NASA

Hace algunos días, la agencia estadounidense anunció que financiará el desarrollo de pequeños robots, denominados "mininadadores", que tendrán la misión de investigar los océanos subterráneos de otros mundos para, de esa manera, aumentar la posibilidad de detectar vida en otros mundos.

Una innovación clave de estos artefactos es que serían mucho más pequeños que otros robots de exploración oceánica creados. Serían del tamaño de un teléfono celular y serían empaquetados dentro de una estrecha sonda para derretir hielo. Esta haría un túnel a través de la corteza congelada y así los diminutos robots serían liberados bajo el agua, nadando lejos para estudiar el entorno acuático del subsuelo.

Temas

Dejá tu comentario