Condenan a chofer de Uber por mostrar sus partes íntimas a una pasajera

Información General

Sucedió en el barrio porteño de Congreso. El conductor llevaba los pantalones bajos y trabó las puertas para que la víctima no pueda bajar del auto.

Un chofer de Uber fue condenado a dos años de prisión en suspenso por mostrar sus partes íntimas a una pasajera. Así lo informó el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, a cargo del Fiscal General Juan Bautista Mahiques, organismo que consiguió la sentencia en menos de seis meses

El acuerdo fue alcanzado por la Fiscal Claudia Barcia, a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N°16 de la Ciudad. Además de los dos años de cárcel, el condenado deberá resarcir económicamente a la víctima, una joven de 25 años, y asistir a un curso del Gobierno de la Ciudad sobre violencia machista. También se le colocó una tobillera electrónica de geolocalización para que no vuelva a acercarse a la pasajera.

Los hechos tuvieron lugar un sábado a la noche del pasado mes de junio, cuando una joven de 25 años pidió un auto a través de la aplicación del servicio de transporte de pasajeros Uber. Una vez que el vehículo llegó a su domicilio en el barrio de Congreso, la chica siguió la costumbre establecida entre los usuarios de ubicarse en el asiento del acompañante.

Al poco de iniciar el viaje, la pasajera notó que el conductor tenía sus pantalones bajos y le estaba mostrando sus partes íntimas. Al intentar bajar del vehículo, la víctima descubrió que la puerta se encontraba trabada. Mientras tanto el conductor, un ciudadano boliviano de 34 años de edad, vecino de la Villa 1-11-14 del Bajo Flores, hacía oídos sordos a sus pedidos y le ordenaba callar.

Cuando la joven intentó escapar por la ventanilla baja, los transeúntes acudieron en su auxilio, y al llegar el auto a la intersección de Pasteur y Sarmiento, una pequeña multitud interrumpió su paso, la ayudó a salir del auto y evitó la fuga del conductor hasta que llegara la policía.

Una vez que tomó intervención, el Fiscal Walter López ordenó la prisión preventiva del conductor, en tanto se relevaron indicios de que al conocer el domicilio de la víctima, su libertad significaba un riesgo. Hasta el momento del juicio abreviado, el imputado debió permanecer en el penal de Marcos Paz.

En menos de seis meses, con el aval de la jueza María Araceli Martínez (a cargo del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N°29 de la Ciudad), la Fiscal Barcia llegó a un acuerdo entre las partes que contempla dos años de prisión en suspenso, que se harán efectiva en caso de que el condenado cometa cualquier ilícito. También deberá brindarle a la víctima un resarcimiento de 10 mil pesos, y asistir al curso “Simetrías y asimetrías en las relaciones sociales”, dictado por la Dirección General de Convivencia en la Diversidad del Gobierno de la Ciudad.

Mediante la tobillera electrónica será monitoreado por la Policía de la Ciudad, para garantizar la restricción de acercamiento a menos de 500 metros de la víctima y de su hogar.

El caso fue enmarcado en el delito de exhibiciones obscenas, contemplado en el artículo 129 del Código Penal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario