Prohibieron el ingreso al puerto de Ushuaia a dos cruceros británicos

Información General

El gobierno de Tierra del Fuego prohibió amarrar en el puerto de Ushuaia, a dos cruceros turísticos británicos que venían de hacer paradas en las Islas Malvinas, en una iniciativa relacionada al reclamo argentino por la soberanía del archipiélago, mientras que el Ejecutivo británico, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, manifestó su "preocupación" por la medida.

Por su parte, la Cámara de Turismo de Ushuaia también señaló su disgusto por la decisión, al considerar que los cruceros de turismo "no se relacionan con el pedido de soberanía".

Una de las embarcaciones que no pudieron amarrar en el muelle de la capital provincial fue el "Star Pincess", un crucero de lujo con capacidad para 2.600 pasajeros y de 289 metros de eslora (longitud), que ya había atracado en la ciudad austral en varias oportunidades durante los últimos años.

El otro crucero de lujo que también no fue habilitado a amarrar fue el "Adonia", de la empresa P&O Cruises, luego de que ambas embarcaciones tuvieran previsto hacer escala durante el día en Ushuaia antes de continuar su viaje hacia Chile, precisó la empresa matriz de ambas compañías.

Las autoridades del Star Princess fueron notificadas de la prohibición durante la mañana cuando navegaban por el Canal de Beagle frente a la ciudad chilena de Puerto Williams, por lo que tuvieron que retomar su curso hacia la ciudad trasandina de Punta Arenas.

Este barco partió de Rio de Janeiro el 18 de febrero pasado para un crucero de 14 días.

En tanto, el "Adonia", un barco más chico que el anterior con capacidad máxima de 740 pasajeros y 180 metros de largo, también había pasado por Malvinas, y al igual que el otro crucero debió seguir hacia Punta Arenas.

Las autoridades de la Dirección Provincial de Puertos (DPP) señalaron que la iniciativa fue por expresa orden de la gobernador Fabiana Ríos y fundamentaron su decisión en el contenido de la ley provincial 852, que prohíbe en su artículo 2 la "permanencia, amarre o abastecimiento u operaciones de logística en territorio provincial de buques de bandera británica o de conveniencia".

Las naves llevaban la bandera de las Islas Bermudas, una colonia inglesa en América del Norte, que a los efectos de la ley provincial ingresa en la categoría de "banderas de conveniencia".

La aplicación de la denominada ley "Gaucho Rivero" -sancionada el 25 de agosto de 2011- generó polémica, porque estaba pensada para barcos que realicen "tareas relacionadas con la exploración y explotación de recursos naturales, o a buques militares, dentro del ámbito de la cuenca de las Islas Malvinas sobre la plataforma continental argentina".

Sin embargo, en esta oportunidad los funcionarios interpretaron que se debe incluir a la actividad turística.

Frente a esta situación un vocero de la cancillería del Reino Unido afirmó: "Estamos preocupados al saber que el Adonia y el Star Princess no pudieron atracar en Ushuaia".

"No hay excusa alguna para intervenir en la actividad comercial legítima y libre", agregó el representante inglés en declaraciones publicadas por una agencia internacional.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Turismo de Ushuaia, Marcelo Lieti, se mostró contrariado y consideró que lo ocurrido "nada tiene que ver con el tema Malvinas".

"Hay que tratar la cuestión con mucho cuidado. Todos defendemos Malvinas pero los cruceros de turismo no se relacionan con el pedido de soberanía", enfatizó en declaraciones a Radio Provincia de Ushuaia.

"Si queremos hacer daño a los ingleses, el daño se hizo a todos los que tenían que trabajar con ese barco hoy", se quejó Lieti.

En tanto, el titular de la DPP fueguina, Alejandro Berola, confirmó que la decisión fue tomada siguiendo "expresas instrucciones" de la gobernadora Ríos.

Y admitió la existencia de un pedido por escrito realizado por ex combatientes de Malvinas y sindicatos portuarios.

Dejá tu comentario