Robo al banco: encontraron un segundo gomón en el río

Información General

Los investigadores del robo al Banco Río de la localidad de Acassuso hallaron ayer un gomón de importantes dimensiones hundido frente a un balneario de San Isidro, y las sospechas indican que habría sido utilizado por los autores del asalto para sacar el botín del desagüe pluvial por el que escaparon.

El gomón, de unos siete metros de eslora -que está bastante deteriorado-, se encontraba cerca de un potente motor fuera de borda, a unos 200 metros de la costa del balneario Perú Beach, de San Isidro. Voceros ligados a la investigación aclararon que el hallazgo del gomón no invalida la pista que indicaba que parte de la banda escapó a través de una boca de tormenta ubicada en el cruce de las calles Tres Sargentos y Libertad.

Según se cree, los integrantes de la banda que robó el banco se dividieron en dos grupos a la hora de huir: mientras algunos ladrones se fueron en dirección al río en el gomón y con el botín, otros escaparon en dirección a la Panamericana y salieron a la superficie por una boca de tormenta.

Este es el segundo gomón
que encuentra el personal de Buzos Tácticos de los Bomberos de la Policía Bonaerense que trabaja en el caso. La otra embarcación, de menores dimensiones, fue hallada dentro del desagüe pluvial que pasa por debajo del banco y sería el que usaban los ladrones para trasladarse dentro de ese ducto mientras realizaban las complejas tareas de ingeniería que los llevaron hasta el subsuelo de la sucursal. En cambio, este segundo gomón -mucho más grande y con un motor más poderoso que el otro- habría sido el vehículo de los ladrones que salieron al río con el contenido de las 145 cajas de seguridad saqueadas y los $ 600 mil que sacaron del tesoro. Los Buzos Tácticos encontraron esta embarcación luego de que declararan en la causa dos testigos, uno de los cuales habría afirmado que vio cómo el gomón salía al río y luego era hundido mientras un grupo de personas pasaba su carga a una camioneta.

En tanto, trascendió que entre
cinco y ocho de los delincuentes que participaron del asalto habrían sido identificados por el Ministerio de Seguridad bonaerense a partir de la utilización de un sistema informático. Esto fue parcialmente confirmado por el ministro de Seguridad, León Arslanian, quien dijo a la mañana de ayer que ya «se conocen identidades» de algunos integrantes de la banda.

Por otro lado, el fiscal
Jorge Apolo, que instruye la causa, concentró su atención en el contenido de dos cajas de seguridad que fueron violentadas y que hasta el momento no reclamó nadie, por lo que se supone que podrían haber sido alquiladas por los ladrones, aunque se especula con la posibilidad de que integrantes de la banda hubieran alquilado los cofres bajo identidades falsas, con objeto de obtener un conocimiento preciso del sector finalmente vulnerado por los ladrones. Otra hipótesis apunta a «documentación clasificada de incalculable valor».

• Cruzamiento

Para lograr la identificación de los integrantes de la banda, los investigadores cruzaron los videos de las cámaras de seguridad con la descripción de los testigos. Esto, sumado a una serie de datos, les permitió a los investigadores tener identificadas a varias de las personas que realizaron el golpe, aunque sospechan que ya habrían abandonado el país.

El sistema llamado I2 consta de cuatro módulos, uno de los cuales lo que hace es graficar grandes volúmenes de información, ya que puede tomar distintos tipos de bases de datos y generar gráficos de vínculos que es lo fundamental para iniciar cualquierpesquisa. Allegados a la investigación revelaron que en la
primera lista de sospechosos no hay integrantes de fuerzas de seguridad. Sin embargo, otra versión surgida de la pesquisa afirmó que en total son ocho los sospechosos identificados y que entre ellos habría un integrante del Ejército y dos hombres de nacionalidad uruguaya con formación policial. Además, se supo que en la lista completa de personas bajo la lupa habría dos empleados del Banco Río, aunque no se confirmó si se trata de gente que trabajaba en la sucursal robada.

Por otra parte, los
investigadores no pueden encontrar al propietario de la vivienda allanada en Acassuso, aunque se sabe que no se encuentra en el país, y en la que se cree que se cambiaron de ropa los ladrones tras el millonario robo, por lo que se convirtió en un sospechoso más. Según trascendió, en un primer momento, esa casa situada a unas nueve cuadras del banco asaltado, fue comprada hace cuatro meses, y la transacción se habría realizado con documentación falsa, aunque las investigaciones actuales ponen en duda que haya sido así.

Los pesquisas determinaron que el
dueño de la casa de Tres Sargentos 812 no está en el país, y esta situación fue considerada «clave» en la investigación.

Dejá tu comentario