El Chewbacca de Vicente López: una historia marcada de superación, amor y sonrisas

Información General

En el Día de Star Wars, Rodrigo le pone vida a un personaje emblemático de la saga. Encargado de repartir emociones, nos cuenta sus vivencias. Conocelo.

“Mi misión personal, a partir de lo vivido, es devolver a estas instituciones que se ocupan de los niños, lo que hicieron por mi hijo”, le dice a Ámbito, Rodrigo Renón, el Chewbacca argentino que deja hasta lo que no tiene por sacarles una sonrisa a los chicos que permanecen internados en distintos hospitales del país.

Tiene 46 años y una historia digna de ser contada. Su hijo, Felipe, sufre una patología mundialmente conocida como síndrome de Williams, síntoma que incluye la vejez prematura o la discapacidad intelectual; se manifiesta en 23 mil nacimientos en el mundo y es causado por falta de algunos genes de una región específica del cromosoma 7. Ante ese descubrimiento, debía ser intervenido quirúrgicamente por tener un estrechamiento que le generaba una presión sanguínea extrema para un niño tan pequeño, lo cual podía provocar graves consecuencias en el tiempo.

“En 2011 viajamos a Singapur por una oportunidad laboral y nos quedamos maravillados con un mundo nuevo y una cultura totalmente diferente. No fue fácil tener que compartir el nacimiento de Felipe por WhatsApp mediante fotos y audios, lejos de los afectos y a la distancia, pero la llegada de nuestro primer hijo nos llenó de amor y felicidad”, puntualizó Rodrigo y agregó: “Estando allá, le descubrieron a los tres meses de haber nacido que algo no estaba bien y le realizaron tomografías para entender de qué se trataba; le hicieron algunos estudios genéticos y nos confirmaron que tenía síndrome de Williams”.

Estar a miles de kilómetros de distancia, lejos de todo y con el descubrimiento de una patología en su hijo que debía ser tratada de inmediato, provocó que la familia recorra inevitablemente un camino lleno de dudas e incertidumbres.

“Visitamos a cinco expertos cardiólogos allá y nos dijeron cinco cosas diferentes, desde que no era nada hasta que tenía que ser operado urgente. Por eso nos vinimos a Argentina y fuimos al hospital Garrahan donde nos dieron puntualmente la solución y el equipo profesional lo operó del corazón con total éxito”, recordó.

Su fanatismo por Star Wars

Los pasillos del hospital pediátrico le cambiaron la vida. Fueron épocas duras donde la premisa era superarse día a día y demostrar entereza ante los golpes que la vida les presentó. Pero ese lugar iba a proponerle a Rodrigo un enorme y hermoso desafío de cara al futuro.

“Me crucé con personas interpretando a personajes de Star Wars y eran de una exactitud y realismo tan inusual que como fan de la saga enseguida quise interiorizarme de quiénes eran”, precisó.

Y amplió: “El click lo tuve luego de conocer a los personajes reales en el Garrahan en los tiempos anteriormente mencionados. Ahí comenzó mi pasión por los trajes y el realismo casi de utilería, cumpliendo mi sueño al tener un Stormtrooper y luego de un AT-AT Driver, realizados por expertos en el tema y con algo de colaboración propia. Y ahí se disparó mi mayor desafío: realizar a Chewbacca. La idea apareció como una especie de homenaje a quien lo interpretó originalmente, Peter Mayhew, cuando fallece a principios de 2019. Ya había tomado parte activa en mis anteriores trajes y esta vez quise hacer mi propio diseño de la cara”.

Su fanatismo por la reconocida saga comienza de muy chico, “al ver las películas en Súper 8 proyectadas en una pared a principios de los 80. Éramos muy chicos y los efectos y personajes nos dejaban mudos. Había escenas de Darth Vader que nos daban miedo mezclado con asombro”, recordó con nostalgia Rodrigo.

chewbacca va.jpg

“En esos tiempos tuve mis primeras figuras coleccionables, eran costosas y difíciles de conseguir en jugueterías, y llegaba alguna con las buenas notas o de regalo de cumpleaños. Me hice coleccionista de las figuras de Star Wars del año 77 al año 85 ya de grande y con poder adquisitivo propio; también colecciono figuras de series animadas de mi infancia: Mazinger, Robotech, Thundercats y He-man y objetos varios de algunas películas como Indiana Jones y Volver al Futuro”, indicó.

El nacimiento de Chewbacca

“Chewbacca fue producto del tiempo libre de confinamiento durante la pandemia. Logré tal calidad de detalle que se convirtió en uno de los 3 más elegidos en los foros del mundo de Wookies (especie a la que pertenece Chewbacca). Obtuvo la aprobación de Disney y Lucas Films Limited, a través de un arduo proceso de realismo y exactitud no sólo de su altura de 2.25 metros sino de sus códigos de color de pelo, accesorios, y hasta efectos de sonidos al abrir su quijada conectada a la mía”, aportó con orgullo.

La misión de repartir sonrisas

Tanto en el Garrahan como en cualquier otro hospital, comedor o merendero, Rodrigo se encarga de llevar sonrisas y personajes entrañables a chicos, pero también a sus familiares; “es una sensación que queda chica en la palabra Magia”, puntualizó.

“Esos momentos vividos en los niños quedan para siempre, es algo que no tiene precio y que por más calor por el pelaje o dolor de pies de estar ahí arriba sobre plataformas, hasta que la última persona no tenga su foto y su recuerdo imborrable con nosotros, no nos vamos. Además nunca develamos quienes somos los que estamos dentro, nos quitamos los trajes en lugares donde no se pierda la magia del personaje y no te vean. Son nuestras reglas indeclinables”, argumentó el diseñador de Producto y Creativo Publicitario.

chewbacca 2.jpg

Y aclaró: “Hacer estas cosas no sólo alimenta mi niño eterno, sino también mi creatividad y sentido artístico por pura vocación desde siempre. No descarto salir de compras alguna vez con Chewie, pero me ha pasado que si aparece por el barrio, es muy difícil poder caminar libremente porque todo el mundo te para, te abraza y te pide fotos”.

Sobre el Día Mundial de Star Wars, Rodrigo apuntó que se conmemora entre los fans en todo el mundo con el juego de palabras de la frase “May The Force Be With You” (Qué la fuerza este contigo) adaptada a "May the Fourth” (4 de Mayo).

"Nosotros lo celebramos como un cumpleaños propio en el que nos aparecemos en todos lados con los trajes. Esta vez me toca visitar un estudio de TV y luego pasar por San Nicolás. El fin de semana Chewie visitará Salta y en la agenda está contemplada la visita a la sala de pediatría del hospital de la ciudad capital. La idea de los que participamos de las legiones de Star Wars, grupos de fans que se encuentran en todo el mundo, es hacer de nuestro sueño mágico una actividad solidaria que resulte aunque sea un pequeño granito de arena en la vida de niños que cada vez necesitan más y más ayuda. Mi misión personal, a partir de lo vivido, es devolver a estas instituciones que se ocupan de los niños, lo que hicieron por mi hijo”, completó.

Quien pueda colaborar con Rodrigo y la misiones solidarias que lleva a cabo diariamente, puede contactarlo directamente en su perfil de Instagram @chewbaccaargentina.

Temas

Dejá tu comentario